Make your own free website on Tripod.com

mired1.gif

MORIR PARA VIVIR
Inicio
Declaración de fe
Estudios
Estudios Powerpoint
Biblioteca
Escatología
Reflexiones
Origen y Desarrollo de la Biblia
Máximas y Refranes
De Buen Humor
La Biblia al Minuto
Facebook
La Biblia en Internet
Contáctenos

No se si te parace un poco extraño el tema de este pensamiento, pero Dios quiera que sepamos asimilar lo que aqui vamos ha estar hablando. El propósito es que aprendamos que un día nos enfrentaremos a esto que tanto temor nos infunde. Hablar de morir para vivir suena como algo fuera de lo normal para la gente que desconoce en realidad su verdadero significado. Veamos el término de cada una de estas palabras.
 
Vivir: Esta palabra la podemos traducir de la sigientes maneras; Vivir, vivificar, vida, viviente, vivo.
Pedro dijo: Tú eres el Cristo el hijo del Dios viviente. Mateo 16:16;
El apóstol Juan nos dice refiriendose a Jesús lo siguiente: Como me envió el Padre viviente, y yo vivo por el padre, asi mismo el que me come, él tambien vivirá por mí. Juan 6:57.
 
Porque escrito está: Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla, y toda lengua confesará a Dios. Romanos 14:11.
Todavía un poco, y el mundo no me verá mas; pero vosotros me veréis; por que yo vivo, vosotros tambien viviréis. Juan 14:19.
 
A quienes tambien, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciendoseles por cuarenta días y hablandoles hacerca del reino de Dios.
Vivir significa experimentar un cambio, que ha de ser la parte de todos en Cristo Jesús y que esten vivos sobre la tierra al tiempo de la Parusía del Señor nuestro Salvador, y que tambien corresponde a aquellos que hay muerto anteriormente en Cristo Jesús.
 
Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo, quien murió por nosotros para que ya sea que velemos, o durmamos, vivamos juntamente con él. 1 Tesalonisenses 5:9-10.
He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados. 1 Co.15:51.
Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Juan 11:25.
 
En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; por que se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos tranformados. Por que es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: sorbida es la muerte en victoria.
 
Podriamos seguir viendo mas vervos relacionados con este tema, pero no es mi deseo cansarte, sino que veas, pues, lo que significa la palabra vivir en un sentido literal como espiritual. Hubo un poeta que dijo: Muerto no es el que va a la tumba fria, sino aquel que camina sin Cristo en su corazón.
En realidad este poeta tenía toda la razón cuando expresó estas palabras, ya que no se necesita estar muerto para estar muerto.
 
Morir: La muerte se considera en las Escrituras, como la consecuencia penal del pecado, y por cuanto solo los pecadores estan sometidos a la muerte.
Morir como vivir tambien se puede traducir de varias formas: muerte, muerto, difunto, muerte física, muerte espiritual, perecer, mortal, mortifero.
 
Vida eterna. A traves de las Escrituras vemos que esto es comunmente lo contrario a la muerte. La vida eterna se nos revala por medio de nuestro Señor Jesucristo. La Biblia dice: Y esta es la vida eterna: que te conoscan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado. Juan 17:3. Tambien el apóstol
 
Pablo presenta la vida eterna maas en su aspecto de esperanza puesta delante del cristiano, que sin embargo tiene un efecto moral en el aquí y ahora.
 
En la esperanza de la vida eterna, la cual Dios, que no miente, prometió desde antes del principio de los siglos. Tito 1:3.
 
Para que justificados por la gracia, viniesemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna. Tito 3:7.Podemos ver entonces que para el cristiano la vida eterna se relaciona en la plenitud de la gracia de Dios, cuando el cuerpo presente que forma parte de la vieja creación será transformado, y habrá una total conformación a semajanza del cuerpo de Cristo, en cumplimiento de los propósitos de Dios. En el presente el propósito de Dios es que el cristiano, en quien mora el Espíritu Santo, sepa, que tiene la vida eterna; una vida totalmente distinta de la vida en la carne.
 
Estas cosas os he escrito a vosotros que creeis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que teneis vida eterna, y para que creais en el nombre del Hijo de Dios. 1 Juan 5:13.
 
Vida. Podemos decir que vida es aquello por lo cual un ser creado disfruta del lugar en que el creador lo ha puesto. Dios sopló en la naríz del hombre aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.
 
Genesis 2:27. El hombre perdió el derecho a esta vida cuando sedió al  pecado y Dios la reclama cuando dice: Por que ciertamente demandaré la sangre de vuestras vidas; de mano de todo animal la demandaré, y de mano del hombre; de mano del varon su hermano demandaré la vida del hombre. Gen. 9:5. Como podemos ver aqui se constituye la pena capital por el asesinato, nunca abrogada.
 
La Biblia habla de la diferencia entre la "vida" en un sentido moral y la "existencia" como podemos verlo en el Salmo 34:12 que dice: ¿Quién es el que desea la vida, Quién desea muchos días para ver el bien? Por medio de este versículo vemos al hombre deseando vida, deseando gozarla. Esto responde a la objeción de aquellos que intentan negar el castigo eterno, afirmando que "vivir para siempre" solo se afirma de los creyentes, como en Juan 6:51 que dice: Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre,...Lo cual es cierto pero muchos otros pasajes de la Escritura demuestran que los malvados tendran existencia eterna. El hombre en su estado natural es considerado moralmente  muerto en sus delitos y pecados, y necesita ser vivificado por el poder de Dios.
 
Jesús le dijo a Nicodemo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y  del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Juan 3:3,5.
 
Te espero en el próximo segmento.
Tu hermano, Fredy monterroza.