Make your own free website on Tripod.com

mired1.gif

Lección 1
Inicio
Declaración de fe
Estudios
Estudios Powerpoint
Biblioteca
Escatología
Reflexiones
Origen y Desarrollo de la Biblia
Máximas y Refranes
De Buen Humor
La Biblia al Minuto
Facebook
La Biblia en Internet
Contáctenos

 

ÉTICA

 

Es la ciencia de la Conducta.  Se deriva del gr. ta ethicá que significa: “Los asuntos morales” y ethos que significa “Carácter.”

 

 

CONCEPTO. Es un código o conjunto de reglas o principios morales que rigen la conducta de los seres humanos de acuerdo a sus acciones o comportamiento, señalando si su conducta es justa o injusta, o sí su tendencia es hacia el bien o al mal.

 

 

CONDUCTA

           

            Esta disciplina se encarga del estudio de las costumbres humanas, o sea que, se refiere a las acciones conscientes, es decir, que la persona sabe lo que esta haciendo. Acciones que las realizan para llegar a un fin, que como humano quiere alcanzar.

 

Ciencia normativa: Formula reglas o leyes que nos dicen cómo deben de portarse las personas con relación a ellas mismas y frente a las demás.

 

Marcos 12.31: ...Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.

 

Filosofía moral

 

A la filosofía se le conoce como la madre de las ciencias. La palabra “filosofía” viene de las voces griegas: Filos que quiere decir “amor” y sofos que significa “sabiduría”.

El vocablo moral se deriva del latín mos que significa: “costumbre en sentido ético”. El principio que se relaciona con la mala o buena costumbre.  Los romanos le llamaban “consuetudo” o “consuetudinario”. Por ejemplo: a la persona que ingiere alcohol todos los días se le denomina ebrio consuetudinario, o que esta acostumbrado a tomar licor diariamente.

Ahora bien, la conducta como rama de la filosofía, consiste no sólo dar un código de reglas, sino buscar los principios básicos o elementales para que la persona sepa determinar como va a actuar, según la situación en la que le toque participar.

 

El hombre

 

El ser humano es un ser ético por excelencia, ya que, Dios le ha dotado de una mente capaz de razonar, de reflexionar, de escoger entre el bien o el mal. A esta capacidad se le llama libre albedrío o capacidad de elección.

            Debido a esa capacidad el hombre fue progresando, paulatinamente, según fue escogiendo su futuro.

El hombre por naturaleza siempre va en busca metas las que lucha por lograrlas y aun cuando no posee total autonomía, porque como ser creado, esta limitado en cuanto a tiempo y espacio. Por ejemplo no podemos estar en todos lados a la misma hora ¿A quién no le gustaría en estos momentos estar ahora mismo aquí donde esta sentado y a la vez en su país? creemos, que sin excepción a todos, sin embargo eso no puede ser, porque nuestra materia nos limita a un solo lugar.

 

                                      METAS y LOGROS

 

META: El fin de todo ser humano es buscar siempre la tierra prometida, en otras palabras, lo que considera que es lo mejor para su vida. Por ejemplo, que responderíamos a la pregunta ¿Por qué estamos estudiando en este instituto? Y creemos que todos contestarán: “porque tenemos la visión de ser mejores siervos del Señor”

            Pero para poder lograr esa meta tenemos que seguir un éxodo o peregrinaje el cual consiste en venir todos los días de clase, poner atención y luego hacer tiempo para repasar las lecciones en nuestra casa, esfuerzo que se verá coronado al obtener el logro que perseguimos.

            Otro ejemplo es, la manera como estamos luchando por abstenernos de los placeres de este mundo a partir de cuando por su gracia el Señor nos dio la salvación, a fin de lograr la meta por excelencia que es el mismo cielo:

 

Jn. 14.2-6: 2En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. 3Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. 4Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino. 5Le dijo Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino? 6Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

Col. 2.6-7: 6Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él; 7arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias.

Heb. 11.13-16: 13Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra. 14Porque los que esto dicen, claramente dan a entender que buscan una patria; 15pues si hubiesen estado pensando en aquella de donde salieron, ciertamente tenían tiempo de volver. 16Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad.

 

UTOPIA HETERODOXA

 

            Antes de entrar a considerar este punto, vamos a explicar las palabras “utopía” y “heterodoxa”.  Utopía quiere decir “fuera de lugar” o “inalcanzable” y heterodoxia se deriva de las palabras hetero que quiere decir “diferente” y doxo que significa “opinión”.

A partir de que el hombre cayó, apartándose de su Creador, tiende siempre a hacer el mal, por haberse convertido en egocéntrico o creerse el centro de todo lo que le rodea, es decir, darse la gloria a sí mismo y no a Dios, por tal razón viene a ser un ser que no puede cumplir la Ley de Dios por sí mismo, decir que si puede es una utopía o cosa fuera de lugar, porque se torna en rebelde:

 

Ro. 1.18: Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad.

Ro. 8.7: Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden.

1 Co. 2.14: Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.

 

Bendiciones.

Hno. Fredy Monterroza

Volver a etica cristiana