Make your own free website on Tripod.com

mired1.gif

Adoración en Navidad
Inicio
Declaración de fe
Estudios
Estudios Powerpoint
Biblioteca
Escatología
Reflexiones
Origen y Desarrollo de la Biblia
Máximas y Refranes
De Buen Humor
La Biblia al Minuto
Facebook
La Biblia en Internet
Contáctenos

Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado. Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria. E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad. Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David; para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta. Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento. Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón. (Luc. 2:1-7).

Introducción 

La navidad es la conmemoración de la gran fiesta del Amor de Dios. En Navidad no se debería de albergar ningún sentimiento de amargura en el corazón de cada ser humano, en este día se deberían borrar todos los rencores e indiferencias y comenzar todo de nuevo. Se cuenta de un niño que había recibido muchos hermosos regalos, el cual pidió permiso a sus padres para invitar a su amigo a jugar con él, ya que el otro niño era muy pobre que no tenía la dicha de recibir tantos hermosos juguetes. Cuando su amiguito se volvió para su casa, contento por el feliz día vivido, y por el regalo que su amigo le había hecho, el padre llamó a su hijo y le dijo: Pero hijo mío, no te entiendo, ¿No es Luis el niño que te pegó el otro día en el patio de la escuela? 

Si, papá le contestó su hijo, pero en la escuela dominical, nos han enseñado que Navidad es cuando Dios nos empezó a mostrar su perdón. 

Y fue precisamente en aquel niño llamado Jesús que nació en un pesebre que Dios comenzó a mostrarnos su amor y perdón a todos los que creemos en su sacrificio perfecto. 

I). María en su canto de adoración a Dios dijo:

“Engrandece mi alma al Señor” (Lucas 1:46), esto es lo que debe ser la alabanza, un sentir del alma, no algo vago de labios solamente o algo superficial; sino de lo más profundo del corazón del ama misma.

a). Regeneración

hoy más que nunca necesitamos una transformación genuina de todo nuestro ser, cuerpo, alma y espíritu, para poder imitar a la virgen María, aquella gran mujer que adoró a Dios por el Ser que había sido engendrado por el poder del Espíritu Santo y que iba hacer, es y seguirá siendo el Salvador del mundo. 

b). La adoración debe ser dirigida al Señor.

Que lastima que muchos devotos de María se olvidan de esa acción maravillosa que ella hizo, dirigir su adoración a Dios, y muchos celebran esta navidad con parrandas, licor, bailes haciendo de la Navidad una fiesta mundana. 

c). Transformación

La transformación debe ser total sin fingimiento, ni hipocresía. Somos cartas leídas como dijo el apóstol Pablo, en nosotros se refleja lo que somos en realidad. Adoradores de corazón o hipócritas, mentirosos y egoístas que lo único que queremos es nuestro propio bien olvidando el bien que necesitamos hacer al prójimo. Dios dio a su hijo todos nosotros porque estábamos perdido y sin esperanza condenados por toda la eternidad. 

II). El Gozo de la Navidad.

María dijo: “Mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador”. (Luc. 1:47).

Este es el verdadero gozo, algo que nace del espíritu, María mantenía esa comunión con Dios, que diferencia al gozo falso y superficial que buscan los que no conocen a Dios, y no creen en la grandeza del regalo que nos ha hecho el Señor de una vida eterna con él en su reino. Al contrario se emborrachan y cometen toda clase de orgías en esta fecha tan importante y solemne del mundo. 

a). La fuente de este gozo

La fuente de este gozo no es difícil de identificarlo, al contrario María dijo: “En Dios mi Salvador”.  Ella no se alegró de ser la madre de Jesús, su cuerpo físico; tampoco en la fama que iba a tener por ser la madre del Salvador del mundo. Las palabras del ángel fueron: “¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita (privilegiada) tú entre las mujeres”. (Luc. 1:28). No se alegró por ninguna fama, sino en Dios.

b). En Dios mi Salvador

En Dios mi Salvador lo cual contradice lo que algunos se atreven a decir que María nació inmaculada, en otras palabras sin pecado. María como cualquier otro ser humano necesitó de la salvación, ella nació con la  naturaleza pecaminosa con que nacemos todos los seres humanos. Se puede ver que ella se sentía miserable delante de Dios, eso no quiere decir que ella era peor que las demás mujeres, al contrario era sin duda alguna la mejor que Dios vio para tan alto honor y privilegio, pero necesitaba a un Salvador para poder tener acceso a la familia de Dios. Romanos 3:23 dice: “Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios).

III). El mejor regalo de Navidad

El mejor reconocimiento del regalo de Navidad es “Mi Salvador”, la tradición presenta a la virgen María recibiendo muchos regalos a favor del niño, pero en este texto y en sus propias palabras vemos que ella había recibido el mejor regalo, “un salvador”; que necesitaba.

a). El precio de la salvación

No sabemos hasta qué punto ella sabia el precio de la salvación, en pesebre podemos ver a un hermoso niño nacido por voluntad de Dios para salvación de toda la humanidad, u niño que había sido engendrado por el Espíritu Santo y que ahora estaba ya entre nosotros, pero que precio de nuestra salvación él llevaría en sus propios hombros. El profeta Isaías dice que él llevó todas nuestras iniquidades. Si, un di averiamos a este hermoso niño crecido, haciendo mucho bien a la gente, pero también lo veríamos clavado en una cruz por amor a la humanidad.

b). Feliz Navidad

Cada día nos encontramos con personas que nos saludan diciendo: Feliz Navidad que la pases bien. Todos se preparan para hacer banquetes, fiestas, se reúnen con sus familias muchas veces, pero la navidad es mas que una celebración sin sentido. Al contrario navidad es recordar aquel día en Dios vino a la tierra y habitó con nosotros y como dijo el apóstol Juan, y vimos su rostro, rostro como del Unigénito del Padre; lleno de gloria y verdad.

c). El significado de la navidad.

El Significado de la Navidad es reconocer al Señor Jesús como Dios y Salvador, reconocer que somos pecadores y que necesitamos de su auxilio para vivir en paz entre nosotros mismos donde quiera que nos encontremos. 

Conclusión

¿Ya has recibido el regalo de Navidad? ¿Puedes decir Jesús es mi Salvador? Si es así, podemos adorar como lo hicieron los Ángeles” Gloria a Dios en las alturas y paz a los hombres de buena voluntad. 

Feliz Navidad.

Hno. Fredy Monterroza.

 

Volver