Make your own free website on Tripod.com

mired1.gif

La falta de perdón
Inicio
Declaración de fe
Estudios
Estudios Powerpoint
Biblioteca
Escatología
Reflexiones
Origen y Desarrollo de la Biblia
Máximas y Refranes
De Buen Humor
La Biblia al Minuto
Facebook
La Biblia en Internet
Contáctenos

Entonces, como escogidos de Dios, santos y amados, revestíos  de tierna compasión, bondad , humildad, mansedumbre y paciencia soportándoos unos a otros  y perdonándoos unos a otros, si alguno tiene queja contra otro; como Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. (Col. 3:12-13). BLA

 

Por lo tanto, como escogidos de Dios, santos y amados, revístanse de afecto entrañable y de bondad, humildad, amabilidad y paciencia, de modo que se toleren unos a otros y se perdonen si alguno tiene queja contra otro. Así como el Señor los perdonó, perdonen también ustedes. (Col. 3:12-13). NVI

 

No podemos, ni siquiera pensar que un cristiano decida voluntariamente no perdonar. Todos los que hemos sido perdonados por Dios, no tenemos ningún derecho a negar el perdón a nuestros semejantes. La Biblia dice que todos somos pecadores y que no hay ni un justo delante de los ojos de Dios.

Por su gracia y su amor hemos sido perdonados por medio de Jesucristo su amado hijo que dio su vida en el calvario. Ahora como creyentes somos aceptados como hijos de Dios y perdonados por todas aquellas cosas que hacíamos y que desagradaban al Señor.

Puesto que Dios nos manda perdonar a otros, negarse a hacerlo es un acto directo de desobediencia hacia él. Dicho de otra manera negarse a perdonar es un pecado mortal, un pecado horrible.

Recuerda, el perdón refleja el carácter de Dios. La falta de perdón es impiedad que refleja todo lo opuesto al carácter de Dios. Eso significa que no perdonar es igual al pecado de la fornicación, adulterio, ebriedad, robos, crímenes, etc.

 

Vivamos la vida como: escogidos de Dios, santos, amados; bondadosos, humildes, y  amables teniendo paciencia en todo para todo.

 

Bendiciones.

Hno. Fredy Monterroza.

 

Volver