Make your own free website on Tripod.com

mired1.gif

Los 144.000 Sellados
Inicio
Declaración de fe
Estudios
Estudios Powerpoint
Biblioteca
Escatología
Reflexiones
Origen y Desarrollo de la Biblia
Máximas y Refranes
De Buen Humor
La Biblia al Minuto
Facebook
La Biblia en Internet
Contáctenos

Los 144.000 sellados

 

            Después de esto vi a cuatro ángeles en pie sobre los cuatro ángulos de la tierra, que detenían los cuatro vientos  de la tierra, para que no soplase viento alguno sobre la tierra, ni sobre el mar, ni sobre ningún árbol. Vi también a otro ángel que subía de donde sale el sol, y tenía el sello del Dios vivo; y clamó a gran voz a los cuatro ángeles, a quienes se les había dado el poder de hacer daño a la tierra y al mar, diciendo: No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios. Y oí el número de los sellados: ciento cuarenta y cuatro mil sellados de todas las tribus de los hijos de Israel. De la tribu de Judá, doce mil sellados. De la tribu de Rubén, doce mil sellados. De la tribu de Gad, doce mil sellados. De la tribu de Aser, doce mil sellados. De la tribu de Neftalí, doce mil sellados. De la tribu de Manasés, doce mil sellados. De la tribu de Simeón, doce mil sellados. De la tribu de Leví, doce mil sellados. De la tribu de Isacar, doce mil sellados. De la tribu de Zabulón, doce mil sellados. De la tribu de José, doce mil sellados. De la tribu de Benjamín, doce mil sellados. (Ap. 7:1-8). (12x12x1000)

 

1. Introducción:

Los profetas del Antiguo Testamento dijeron que Dios derramaría su ira sobre la tierra en un tiempo futuro. Predijeron tribulación y angustia como nunca antes en la historia de la humanidad. (Is. 34:2-3,8; Jeremías 30:7-9; Daniel 12:1; Joel 2:1; Sofonías 1:14-15).

Jesús nos advirtió en Mateo 24:3-31, de lo que acontecerá en los 7 años de tribulación. En los 4-14 se registran los primeros tres  años y medio, y la segunda  parte

 

de este terrible acontecimiento se registra en los versículos 15-31.

Dios siempre ha tratado con Israel por medio de pactos observemos algunos de ellos, aun que no son todos.

 

2. Pactos de Dios con Israel

2.1. El Pacto de Abraham. (Gn. 12:1-3; 13:14-17; 15:4-21; 17:1-8; 22:17-18). Dios le promete a Abraham una tierra, una descendencia, y una bendición universal y eterna. En este pacto se ve la necesidad de un remanente, y que pueda ocupar la tierra dada a Abraham por pacto para que llegue la bendición prometida.

2.2. El Pacto Palestino.  (Dt. 30:1-9; Jer. 32:36-44; Ez. 11:16-21; 36:21-38). Por medio de este pacto vemos que Israel poseerá la tierra que le fue dada a la descendencia de Abraham. En este pacto vemos la necesidad imperativa de un remanente que exista para recibir la herencia prometida de la tierra.

2.3. El Pacto Davídico. (2 S. 7:10-16; Jer. 33:20-21; Sal. 89). En este pacto apreciamos la confirmación incondicional de parte de Dios. Vemos la promesa de un rey, y un trono terrenal perpetuo dado a la descendencia de Abraham.  Por lo cual hace necesario un remante para el cumplimiento del pacto davídico.

2.4. El Nuevo Pacto. (Jer. 31:31-34; Ez. 16:60; Is. 59:20-21; Os. 2:14-23). Nuevamente apreciamos una confirmación incondicional de parte de Dios para  Israel. Promete restaurar a Israel como nación, perdón de sus pecados, purificación de su corazón, y la implantación de un corazón nuevo mediante la regeneración o nuevo nacimiento. Vemos otra vez la necesidad de un remante para que pueda cumplirse la Palabra de Dios.

 

El carácter de Dios estaría en juego si lo que él mismo a prometido no llegara a cumplirse, entonces; su integridad hace necesario este remanente tan importante durante el periodo de prueba que le espera al mundo entero.

 

3. El remanente fiel en la historia de Israel.

Dios ha tenido un remante fiel en la historia de Israel, creyentes que siempre se mantuvieron en pie dentro de la nación israelita, aun en medio de la apostasía y la persecución dando testimonio de su fe en Dios.

Observemos a algunos de ellos: Josué y Caleb (Nm. 13 y 14), Débora y Barac (Jue. 4), Gedeón (Jue. 7), Sansón (Jue. 13 al 16), Samuel (1 S. 2), Asa (2 Cr. 15:9), los creyentes fieles en los días de Elías (1 R. 19:18). En ellos podemos apreciar que Dios siempre tiene un remanente fiel para él en la historia de Israel. 7.000 que no doblaron rodillas a Baal. Respecto a esto Gaebelein dice:

El Señor tenia un remante, un remanente fiel, entre su pueblo, aun en el tiempo de su gran apostasía. Este es el pensamiento y el argumento que se presenta aquí. La apostasía de Israel nunca es una apostasía completa. El Señor siempre tiene un remanente entre ellos fiel a El y sus a pactos”. [1]

 

 

4. El remanente fiel en los profetas.

 

La Biblia registra muchas referencias respecto a los creyentes que se mantuvieron fieles al Señor en los tiempos difíciles de la nación. En los tiempos de los profetas podemos observar los siguientes aunque no son los únicos:

Isaías (Is. 1:9; 4:3-4; 6:12-13; 10:21; 26:20; 49:6; 51:1; 65:13-14. También capítulos enteros como: Is. 26; 33; 35, y el 65).

 

Jeremías (Jer. 15:11; 33:25-26; 44:28. También tenemos los capítulos 30 al 33 que hablan del remante.

Ezequiel (Ez. 14:22; 20:34-38; 37:21-22). De la misma manera los profetas menores hablan del mismo tema, entre ellos tenemos a, Oseas 3:5; Amos 9:11-15; Zacarías 13:8-9; Malaquias 3:16-17). Todas estas citas hablan del remanente fiel de Dios. Darby nos da una conclusión sobre esto:

 “He revisado estas profecías de manera que el lector pueda ver claramente que la doctrina de un remanente judío…un remanente piadoso, y que espera en Jehová antes de su aparición para librarlos, y cuya piedad y confianza son posesión de El, no es un asunto de especulación, o de interpretación de algún texto difícil y oscuro; sino de un testimonio claro, consecuente, impresionante y prominente del Espíritu de Dios”.[2]



[1] Pentecost J, Dwight. Eventos del Porvenir. Pagina 225 Editorial Vida. Edición en español 1984                                                                                    

[2] Ibíd.