Make your own free website on Tripod.com

mired1.gif

Disciplina Infantil 3
Inicio
Declaración de fe
Estudios
Estudios Powerpoint
Biblioteca
Escatología
Reflexiones
Origen y Desarrollo de la Biblia
Máximas y Refranes
De Buen Humor
La Biblia al Minuto
Facebook
La Biblia en Internet
Contáctenos

EL RESPETO

El niño necesita sentirse respetado, apreciado y valorado por lo que es necesario que se le trate con respeto,  y cortesía. Como seres humanos que son, los niños deben ser respetados como personas autónomas con voluntad propia.

Cuando el niño no se respeta suelen volverse irrespetuosos con las demás personas, cuando se les trata como ciudadanos de sugunda clase, muchas vecces piensan que hay algo malos en ellos.

jesusconninos.jpg

Es sorprendente ver por los muchos medios de comunicación como los niños son maltratados y abusados.

Hay frases como: Has lo que digo, no lo que hago. Cuando el niño escucha este tipo de frases, ellos crecerán teniendo los mismos valores,no se respetarán asi mismos como tampoco respetarán a los demás.

El mismo tiempo que se toma para decirles palabras negativas, se toma para poder decirles frases positivas, por ejemplo, en vez de decirles: ¿No ves que estoy ocupado? ¡Ya deja de molestarme! Se les puede decir: Lo siento mi amor, ahora no puedo.

Las opiniones de los padres, actitudes y valores causarán un tremendo impacto en los niños; de la forma que ellos sean tratados es de la forma que ellos responderán hacia la sociedad y hacia su propio futuro. Un niño que se trate con rudeza y desconsideración; aprenderá a no valorar su propia vida o su porvenir.

Si al niño se le trata con respeto, ¿no cree usted que el se sentirá bien consigo mismo? Yo creo que si. Piense por un momento, ¿como se sentiría usted si lo trataran mal en su trabajo, en un reataurante o en un lugar publico? Bueno de la misma manera se siente un niño cuando es tratado con rudeza y desconsidración.

Si un niño se trata con respeto, se sentirá bien consigo mismo y lo más probable es que sea respetuoso con los demas incluso con sus propios hijos cuando sea padre.

La mentira hacia los niños es otra manera de faltarles el respeto. Cuando lo hacemos perdemos credibilidad y les hacemos pensar que esta bien decir mentiras. Un ejemplo sería, cuando hacemos promesas a los niños y no las cumplimos, al hacerlo perdemos la oportunidad de ayudarlos a tener una mentalidad sólida contra las mentiras y cuando los castigammos por mentirosos aumentamos el problema.

Hay actitudes que humillan a los niños por ejemplo, cuando cometen errores. Con frecuencia se les dicen fraces como: estúpido, tonto, flojo, egoísta, en lugar de buscar la respuesta del porque él se está comportando de es manera y poder encontrar una solución que pueda favorecerle en su actitud.

El enojo exagerado y la impaciencia hace que los niños se vuelvan defensivos y vengativos.

Si queremos que nuestros hijos crescan respetándose a sí mismos y a los demás, debemos ser corteses, considerados y respetuosos con ellos. Debemos evitar el sarcasmo y la humillación y los gritos. Tenemos que reducir al mínimo el enojo e impaciencia, dejar de decirles mentira y escucharlos más y hablar menos. Es necesario tratarlos, no como objetos que pueden controlarse y manipularse, sino como verdaderas personas que son. Hay que mandar menos y sugerir más. Debemos aprender a decir por favor, gracias, con permiso, hasta cuando hablamos con los niños.

Dios bendiga a los niños y nos ayude a nosotros los padres a tratarlos con el debido respeto que ellos se merecen como seres humanos que son.

Hno. Fredy Monterroza.

Volver

 

© Copyright Miredfredy 2002-2006 All rights reserved