Make your own free website on Tripod.com

mired1.gif

La Clonación 4
Inicio
Declaración de fe
Estudios
Estudios Powerpoint
Biblioteca
Escatología
Reflexiones
Origen y Desarrollo de la Biblia
Máximas y Refranes
De Buen Humor
La Biblia al Minuto
Facebook
La Biblia en Internet
Contáctenos

Inglaterra aprueba la clonación con fines terapéuticos.

El 27 de Febrero del 2002 se aprobó la ley que permite clonar embriones humanos para la investigación médica, lo que pondría en el futuro permitir a los científicos la creación de tejidos con fines terapéuticos. La cámara señala que esta clonación terapéutica deberá realizarse bajo estrictas normas, y considera que los potenciales beneficios que puedan resultar de este avance justifican los interrogantes éticos que pueda engendrar.

Tony Blair propuso esta ley poniendo en énfasis el hecho de que clonar embriones para la investigación no es lo mismo que crear una copia exacta de un ser humano, es decir subrayando la diferencia existente entre la clonación que dio nacimiento a la oveja Dolly en 1997 y el uso de embriones para la creación de tejidos. Con la aplicación de esta nueva ley, los científicos podrán tratar una amplia gama de enfermedades, al crear un clon de embrión de una persona enferma y extraer de el células genéticamente idénticas al paciente para su uso en tratamiento.

El objetivo de este avance científico consiste en utilizar las células para hacer crecer partes del cuerpo que en un futuro puedan servir para reemplazar órganos que están dañados, como por ejemplo la medula ósea de un niño con leucemia o el tejido que ha resultado afectado por un ataque al corazón.

 

Porcentaje de Genes en el Genoma Humano

    El genoma humano esta compuesto por aproximadamente 26.383 y 39.114 genes, es prácticamente idénticas en todas las razas y solo dos veces mayor que el de la mosca de la fruta, la “drosofila melanogaster”, según la secuencia codificada del genoma, que la revista “Science” ha dado a conocer por primera vez. La secuencia, con una precisión media que se calcula en un 99,96 por ciento, aparece codificada en color para distinguir las funciones de dos tercios de todos los genes identificados, y revela un remoto código sorprendente común en todos los grupos étnicos.

Con una cobertura precisa del 95 por ciento del genoma completo, la secuencia establece el número total de genes humanos, que son entre 26.383 y 39.114. En este sentido, y considerando que la cifra final rondara los 30.000, los autores del articulo que publica la revista, firmado por el doctor J. Craig Venter, de la Celera Genomics, y otros 282 investigadores, entre los que figuran dos españoles (los biólogos Rodric Guigo Serra y Joseph Francesc Abril Ferrando, de la universitat Pompeu Fabra de Barcelona), señalan que las personas tienen tan solo unos 13.000 genes mas que la mosca de la fruta.

Este abanico es sorprendentemente bajo, ya que algunos investigadores habían calculado hasta 140.000 genes en el genoma humano.

Este logro espectacular representa la secuencia del genoma humano más precisa y completa jamás conseguida y supone excitantes perspectivas para el avance de la medicina, dijo el director de la revista “Science”, Donald Kennedy. Además agrego diciendo: Nos puede decir mucho sobre cual es nuestro lugar en el variado panorama de la vida. El informe de “Science” revela también vastas extensiones de regiones casi desérticas en el genoma, done la secuencia genética contiene relativamente pocos o ningún gen codificador de proteínas.  Alrededor de una cuarta parte del genoma se puede considerar  que esta desierta, con grandes segmentos vacíos de genes.

En concreto, la densidad de los genes es máxima a lo largo de los cromosomas 17,19 y 22, pero los cromosomas X,4,18,13, Y están comparativamente vacíos.  Los genes existen en su mayoría en islas o conglomerados separados por grandes desiertos de millones de pares de base de longitud que tienen pocos o ningún gen.

Según el artículo publicado los seres humanos comparten el 99,99 por ciento del mismo código genético con los demás. De hecho, personas de distintos grupos raciales pueden ser más similares genéticamente que individuos dentro de la misma etnia. Las variaciones individuales representan solo el 0,01 por ciento, o 1.250 “letras” diferentes en la secuencia completa.

Estas instrucciones genéticas se contienen dentro de 46 grandes moléculas conteniendo ADN, llamadas cromosomas, 23 de cada padre. Dentro de los cromosomas, las cadenas de fosfatos de glucosa están unidas por pares de bases químicas: A,C,G,T (adenina, citosina, guanina y timina). Estas letras juntas forman los escalones de la estructura de escalera del ADN y portan también el código para sintetizar nuevas proteínas y crear vida.

EL CAMINO DEL GEN AL HOMBRE; EL MAPA DE LA VIDA
El hombre es mucho más que la suma de sus genes. La secuencia del genoma humano dice tan poco sobre el hombre como un plano de una ciudad sobre la vida en sus calles. En cada célula del cuerpo humano hay alrededor de 100.000 genes, que tienen la información para construir las distintas proteínas, las herramientas y “ladrillos” del organismo. Es por eso que a partir de un minúsculo óvulo fecundado se puede desarrollar un hombre adulto completo con todos sus órganos.

Los genes individuales se activan en determinado momento y lugar, de manera que la célula producir un tipo de proteína. También las células de un dedo poseen el gen que codifica para el color de ojos, pero no es activo en ese miembro. En general, la mayoría de los genes están desactivados una gran cantidad de tiempo.

          Una enfermedad hereditaria o un tipo de cáncer puede aparecer cuando no hay una correcta regulación o cuando a partir de un gen defectuoso se produce una proteína con errores en su configuración.

Un gen esta formado por una larga serie de cuatro “ladrillos” con las bases: (A) adenina, (T) timina, (G) guanina (C) citosina. Si un gen es activado, se procede a su transcripción, y un mensajero lleva la información hasta las fabricas de proteínas de las células, los ribosomas, donde se llevará a cabo la traducción y la formación de la correspondiente cadena de aminoácidos, que luego se plegara para formar la proteína. Las proteínas tienen el rol principal en el metabolismo del cuerpo. Entre algunas de sus funciones están las de participar en la construcción de material óseo y depósitos de grasas o la formación de los músculos. Las enzimas, otro tipo de proteínas, degradan los alimentos. Un gen muestra solo la secuencia de bases, pero no dice nada acerca de la estructura tridimensional de la proteína ni acerca de su función. Es por eso que el trabajo más importante se realiza solo despues de descifrar el gen.

 

EL MAPA DEL GENOMA HUMANO.

El mayor descubrimiento del siglo.

        

Catorce años han bastado para obtener el primer mapa del genoma humano, el descubrimiento del siglo que demuestra que el hombre solo tiene 30.000 genes: la tercera parte de lo estimado hasta y el doble que organismos tan simples como la mosca del vinagre. No exento de rivalidades entre científicos del consorcio publico y de la empresa privada, el análisis del genoma ha permitido conocer también que compartimos material genético con otros organismos y prueba las ideas de Darwin sobre la unidad de la vida en las diferentes especies.

        Pero los datos no vienen sin polémica, dado que los científicos del proyecto público del Genoma Humano y de Celera Genomics se han acusado mutuamente de falta de rigor. Así, el presidente de celera, Craig Venter, asegura que sus datos tienen una fiabilidad del 95 por ciento, frente al 90 por ciento del consorcio publico. Por el contrario, otros científicos sostienen que Venter nunca habría completado el mapa sin los datos derivados del proyecto público, difundidos diariamente a través del Internet.

         La presentación oficial del primer borrador completo del genoma humano, el 26 de junio de 2000, marco el comienzo de una nueva era en la historia de la ciencia.

En esta versión se logro descifrar el 97 por ciento de la información codificada en la molécula del ADN (ácido desoxirribonucleico), formada por tres mil millones de pares de bases, del cual el 85 por ciento se estableció de modo preciso.

         Tras una intensa carrera entre la parte publica y la privada, un acuerdo de ultima hora permitió el anuncio simultaneo del llamado “libro de la vida” en Tokio, Berlín, Paris, Londres y Washington. En esta última ciudad, se unieron en la presentación Francis Collins, responsable de la iniciativa pública, y el primer ministro británico, Tony Blair.

         Para alcanzar  esos resultados fueron necesarios mas de diez años de trabajo de un millar de científicos de EEUU, Reino Unido, Japón, Francia, Alemania y China, y un presupuesto de casi 2.000 millones de dólares. Sin embargo, harán falta varias décadas para entender la información que encierra cada uno de los 30.000 genes localizados, como interactúan entre ellos y cual es su relación con la aparición de determinadas enfermedades. En 1984 se dan los primeros pasos en la investigación del genoma, pero no será hasta 1990 cuando se pone en marcha bajo el patrocinio del gobierno de Estados Unidos el proyecto genoma humano dirigido por James Watson, al tiempo que se inicia también en Francia, Reino Unido y Japón.

Tras dos años de trabajos, Watson- descubridor de la doble hélice de ADN junto a James Crick- renuncia a dirigir el proyecto y le releva Francis Collins.

En 1995, Venter, entonces presidente del instituto de investigación del genoma, descifra la secuencia completa del ADN de un organismo vivo (la bacteria haemophilus influenzae) y 3 años despues crea Celera Genomics. El 10 de diciembre de 1998, científicos estadounidenses y británicos descifran por vez primera los 97 millones de caracteres que integran el genoma completo del gusano “Caenorhabditis elegans”, y en Marzo del 2000 Celera logra la secuencia completa del genoma de la mosca de la fruta, un animal mucho más sencillo, con 160 millones de bases, pero un paso fundamental para lograr la secuencia del genoma humano.

Un mes despues Celera identifica todas las letras químicas que conforman los genes y sus acciones bursátiles se revalorizan un 28 por ciento en la Bolsa de New Cork. En Mayo del 2000, un equipo internacional secuencia todo el material genético del cromosoma 21 del ser humano, tras hacerlo con el cromosoma 22, y el 1 de Junio del mismo año Celera descifra una tercera parte de la secuencia genética de los ratones, que poseen el mismo numero de elementos de su ADN que el hombre, pero ni sus genes ni la ordenación que presentan en la espiral genética es la misma.

Para la ciencia medica, el ADN encierra las claves para entender y combatir una gran parte de las enfermedades, como el cáncer, la diabetes, la obesidad, el envejecimiento, los trastornos del sistema inmunológico y las degeneraciones nerviosas cerebrales.

La obtención del mapa del genoma humano cambiara radicalmente el modo en que se tratan las enfermedades, facilitando la formulación de medicinas ajustadas a los genes de cada paciente, y ayudando a combatir diversas patologías. Conocido el modo en que se estructura el material genético, los científicos podrán conocer las diferencias entre un gen normal y otro cancerigeno, cuya composición viene definida por la secuencia del ADN.

A lo largo de la vida, los organismos se exponen a multitud de agentes químicos, radiaciones y virus que afectan al ADN, y que en ocasiones causan las multiplicaciones de las células y la proliferación del cáncer. De hecho, en 1999  los investigadores pudieron identificar genes vinculados a enfermedades como la epilepsia o la sordera.

Se calcula que dentro de 20 años cada persona puede tener su “mapa genético individualizado”, de manera que sabrá sus puntos débiles y su propensión a padecer ciertas enfermedades.

          La descodificación del ADN, el hijo con que esta tejida la vida, ha permitido este año 2000 dibujar el Mapa del Genoma Humano, cuya lectura e interpretación permitirá dar pasos de gigante en el avance de la ciencia. Genes, proteínas, aminoácidos y cromosomas reproducen en cada célula del cuerpo humano unas órdenes precisas. Descifrar esas ordenes supondrá empezar a entender las enfermedades que nos afligen y su posible cura. Ha sido un trabajo de mas de una década y miles de millones de dólares en

Investigaciones que, el pasado 26 de junio, dieron el primer gran fruto esperado, el Mapa del Genoma Humano, el santo grial de la biología.

          “Este es el comienzo, no el final” en el conocimiento del código genético, afirma Francis Collins, director del instituto de investigaciones del Genoma Humano, quien añadió que el siguiente paso es averiguar como funcionan todos sus componentes”.

          Las enfermedades, incluido el cáncer, son procesos que se disparan por una mutación de los genes, pero hay casi 100.000 genes ocultos en la interminable espiral del ADN, el ácido desoxirribonucleico que forma los cromosomas.

          “Estamos hablando de leer el libro de instrucciones de un ser humano”, asegura Collins, cuyo instituto encabeza en Estados Unidos la iniciativa publica internacional que ha llevado acabo buena parte de las investigaciones. El ADN es la piedra angular de esta investigación. La fibra trenzada con la que se tejen los cromosomas de las células y en la que se esconden los genes, los verdaderos depositarios de la herencia. Los científicos han tenido que descubrir, con la ayuda de potentes ordenadores, la naturaleza de esa trama, la posición exacta que ocupan los 4 aminoácidos, adenina, citosina, guanina, timina, que se entrelazan para formar la hélice del ADN.

El proyecto Genoma Humano, el consorcio internacional de científicos que ha trabajado en este objetivo, ha logrado completar ya un “borrador de trabajo” de la huella genética humana. Pero ha sido la empresa privada Celera Genomics de Rockville, Maryland, la que ha logrado la secuencia y el ensamblaje de todas las letras. “Conociendo el Genoma, cambiara el modo en que se harán los medicamentos y las pruebas medicas”, declaro Craig Venter, presidente de Celera, quien advierte que este hallazgo “impulsara la nueva era de la medicina individualizada”.

Haber descifrado los 3.000 millones de “letras” del ADN humano es considerado uno de los mayores logros científicos de la humanidad. Comienza una nueva era de medicina genética, prometiendo nuevos tratamientos y nuevos medicamentos “a medida” para diversas formas de cáncer, enfermedades cardiovasculares y muchos males hasta ahora incurables.

La secuencia especifica de las bases (adenina, timina, citosina, guanina) en la molécula de ADN gobierna las funciones biológicas desde el momento de la concepción, y determina las características individuales, desde el color de los ojos y el talento musical hasta la propensión a determinadas enfermedades.

La información contenida en el genoma humano, si pudiera ser escrita, llenaría guías telefónicas de 200 a 500 páginas.

Cada célula encierra alrededor de 100.000 genes, que contienen toda la información vital con que nace el individuo.  El logro anunciado hoy se produce casi 50 años despues que el norteamericano James Watson y el británico Francis Crick  anunciaran en Cambridge (Gr. Bretaña) la descripción tridimensional completa de la molécula de ADN con su típica forma de doble hélice. “Durante décadas y siglos, esta secuencia informara todo en medicina, todo en biología, y nos conducirá a una comprensión total, no solo de los seres humanos, sino de toda la vida. La vida es una unidad, y al comprender una parte se comprende otra”, señaló John Sulston, director del Sanger Centre de Cambridge, base del Proyecto Genoma Humano en Gran Bretaña.

Michael Dexter, del Wellcome Trust, que aporto 300 millones de dólares al proyecto, dijo: “Hacer el mapa del genoma humano ha sido comparado con la llegada del hombre a la luna, pero creo que es mas que eso. Es un logro extraordinario, no solo de nuestra era, sino de toda la historia de la humanidad”.

El anuncio acabo con dos años de rivalidad entre el Proyecto Genoma Humano y la empresa Celera Genomics Corporation (Rockville, Maryland), fundada por Craig Venter.

El PGH pone sus resultados gratuitamente al servicio de la ciencia y la humanidad, mientras Venter, que convirtió el proyecto en una carrera, pretende patentar sus resultados – cosa que algunos califican como intento de patentar el  “software de Dios”. Craig ha vendido sus resultados a consorcios farmacéuticos con el propósito de producir medicamentos “a la medida” para determinadas enfermedades de origen genético.

La mayoría del trabajo del Proyecto Genoma Humano (PGH) ha sido hecho por el instituto Whitehead de investigación Biomédica, del instituto Tecnológico de Massachussets. El Sanger Centre de Cambridge (Gr. Bretaña) hizo la segunda mayor contribución para descifrar el código y secuencio un tercio de genoma.

En el PGH participaron Estados Unidos, Francia, Alemania, Japón y China, en un proyecto que, hasta cerca de 2005, desde que fue lanzado en 1990, tendría un costo de cerca de 3.000 millones de dólares.   

Volver a la clonacion