Make your own free website on Tripod.com

mired1.gif

Las Cuatro Bestias
Inicio
Declaración de fe
Estudios
Estudios Powerpoint
Biblioteca
Escatología
Reflexiones
Origen y Desarrollo de la Biblia
Máximas y Refranes
De Buen Humor
La Biblia al Minuto
Facebook
La Biblia en Internet
Contáctenos

Daniel 7:1-28               

 

El capitulo 7 de Daniel comienza la sección apocalíptica de esta profecía. Este capitulo presenta el poder de los cuatro imperios gentiles en la forma de cuatro bestias, culminando con la destrucción de dicho poder en la persona del cuerno pequeño que va aparecer en los días finales de la edad presente. El final de este capitulo muestra el triunfo de Dios sobre las fuerzas del mal. El segundo advenimiento de Jesucristo a la tierra da inicio a la era de paz, justicia y gloria como el mundo jamás ha experimentado.

El contenido del capitulo 7 es paralelo al capitulo 2. El capitulo dos presenta una panorámica desde la perspectiva del hombre, mientras que el capitulo 7 presenta una perspectiva divina del mismo tema.

El sueño del capitulo 2 no fue visto por un hombre de Dios, sino por un rey pagano, por lo que llamaría la atención al monarca y que podía ser fácil de explicar a su intelecto. La visión fue vista por un sirvo de Dios, y por lo tanto, fácilmente explicable a su intelecto.

El primero presenta la historia de las naciones en su aspecto externo (majestuosidad y esplendidez), el segundo en su aspecto espiritual interior, (fieras salvajes), esto se puede elaborar de la siguiente manera: el primero es una perspectiva de la historia de las naciones como las ve el hombre, y la segunda es la manera como la ve Dios.

 

En el primer año del Beltsasar rey de Babilonia tuvo Daniel un sueño, y visiones de su cabeza mientras estaba en su lecho; luego escribió el sueño, y relató lo principal del asunto. Daniel dijo: miraba yo en mi visión de noche, y he aquí que los cuatro vientos del cielo combatían en el gran mar. Y cuatro bestias grandes, diferentes la una de la otra, subían del mar. Daniel 7:1-3.

 

  1. El viento.

Por medio de la Biblia entendemos, que el viento es símbolo del poder y de la soberanía de Dios. A menudo representa a Dios obrando en los acontecimientos de la historia humana.

 

Y se acordó Dios de Noe, y de  los animales, y de todas las bestias que estaban con él en el arca; e hizo pasar Dios un viento sobre la tierra, y desminuyeron las aguas. Génesis 8:1.

Dios protegió del diluvio a Noe, a su familia y a los animales mientras el resto del mundo era destruido. Dios hizo entonces que soplase un viento para que las aguas del diluvio se retiraran. Este viento representa el mover de Dios.

 

Y extendió Moisés la vara sobre la tierra de Egipto, y Jehová trajo un viento oriental sobre el país aquel día y toda aquella noche; y al venir la mañana el viento oriental trajo la langosta… Y salió Moisés de delante de Faraón, y oró a Jehová. Entonces Jehová trajo un fortísimo viento occidental, y quitó la langosta y la arrojó en el Mar Rojo; ninguna langosta quedó en el país de Egipto. Éxodo 10:13,18-19  

Podemos ver que Dios usó el viento para conseguir un propósito específico. Fue una demostración tangible de su poder y soberanía en los acontecimientos de los pueblos y las naciones.

 

  1. El mar.

El segundo símbolo en la visión de Daniel representa a la humanidad. En Isaías 17:12-13 leemos: ¡Ay! multitud de muchos pueblos que hará ruido como estruendo del mar, y murmullo de naciones que harán alboroto como bramido de muchas aguas. Los pueblos harán estrépito como ruido de muchas aguas; pero Dios los reprenderá, y huirán lejos; serán ahuyentados como el tamo de los montes delante del viento, y como el polvo delante del torbellino. Si observamos en estos versículos se usan ambos símbolos. Las naciones son representadas mediante el mar, y la actividad de Dios es representada mediante el viento.

 

  1. Las cuatro bestias.

Las bestias en la visión de Daniel hablan del surgimiento de cuatro imperios mundiales. Cuando se reúnen estos  símbolos se obtiene un entendimiento preliminar del sueño de Daniel: Dios se mueve (el viento) en los acontecimientos de la humanidad (el mar) para surgir cuatro reinos distintos (cuatro bestias). Las cuatro bestias son cuatro reinos representados como un león, un oso, un    leopardo y una bestia que no se parecía a ningún ser que Daniel conociera.

 

  1. El león  (Imperio Babilónico).

La primera era como león y tenia alas como de águila. Yo estaba mirando hasta que sus alas fueron arrancadas, y fue levantada del suelo y se puso enhieste sobre sus pies a manera de hombre, y le fue dado corazón de hombre. Daniel 7:4

 

  1. El oso (Imperio Medo-Persa).

Y he aquí otra segunda bestia, semejante a un oso, la cual se alzaba de un costado más que del otro, y tenía en su boca tres costillas entre los dientes; y le fue dicho así: levántate y devora mucha carne. Daniel 7:5

 

  1. El leopardo (Imperio Griego).

Después de esto miré, y he aquí otra, semejante a un leopardo, con cuatro alas de ave en sus espaldas; tenia también esta cuatro cabezas; y le fue dado dominio. Daniel 7:6

 

  1. La bestia innominada (Imperio Romano).

Después de esto miraba yo en las visiones de la noche, y he aquí la cuarta bestia, espantosa y terrible y en gran manera fuerte, la cual tenia unos dientes grandes de hierro; devoraba y desmenuzaba, y las sobras hollaba con sus pies, y era muy diferente de todas las bestias que vi antes de ella, y tenia diez cuernos. Daniel 7:7-8

 

Las descripciones de estos reinos son similares a las descripciones del sueño de Nabucodonosor que se encuentra en Daniel 2. En estas dos visiones generales de la historia, la mayor atención la recibe el último imperio: el Imperio Romano.

 

El cuarto imperio.

 

Los detalles de la cuarta bestia son difíciles de interpretar.

Entonces tuve deseo de saber la verdad acerca de la cuarta bestia, que era tan diferente de todas las otras, espantosa en gran manera , que tenia dientes de hierro y uñas de bronce, que devoraba y desmenuzaba, y las sobras hollaba con sus pies; así mismo acerca de los diez cuernos que tenia en su cabeza, y del otro que le había salido, delante del cual habían caído tres; y este mismo cuerno tenia ojos, y boca que hablaba grandes cosas, y parecía mas grande que sus compañeros. Y veía yo que este cuerno hacia guerra contra los santos, y los vencía, hasta que vino el Anciano de días, y se dio el juicio a los santos del Altísimo; y llegó el tiempo, y los santos recibieron el reino. Daniel 7:19-22

 

Este es un extraño animal que inicialmente impone su dominio sobre todo el mundo. De esta bestia surgen diez cuernos, y luego surge un undécimo cuerno que se impone sobre tres de ellos (Daniel 7:24), también se opone a los santos y los persigue. Entonces el Anciano de días pronuncia sentencia a favor de los santos.

El significado de todo esto, tal como lo da Daniel, puede comprenderse como una serie de etapas. Daniel 7:23-27

 

  1. La cuarta bestia será un cuarto reino en la tierra, el cual será diferente de todos  los reinos, y a toda la tierra devorará, trillará y despedazará. Daniel 7:23

Esta es la etapa inicial del Imperio Romano. Después del derrumbamiento uno por uno de los imperios Babilónico, Medo-Persa y Griego, vendrá otro poder mundial. Este poder se expandirá por todo el mundo civilizado conocido hasta que lo tenga todo bajo su control.

 

  1. Y los diez cuernos significan que de aquel reino se levantarán diez reyes. Daniel 7:24

Aparentemente hay una fase inicial del dominio del mundo por parte del Imperio Romano. Los diez cuernos, representan a diez reyes, se puede decir que son una segunda fase del Imperio Romano. Esta segunda fase implicaría una coalición de naciones o países política o económica. Esta coalición de países se compone de diez que se encontraran dentro de los límites del Imperio Romano original.

 

  1. Y tras ellos se levantará otro, el cual será diferente de los primeros, y  a tres reyes derribará. Y hablará palabras contra el Altísimo, y a los santos del Altísimo quebrantará, y pensará en cambiar los tiempos y la ley; y serán entregados en su mano hasta tiempo, y tiempos, y medio tiempo. Daniel 7:24-25

Este rey es representado por el undécimo cuerno, y en base de la descripción de Daniel, creo que es una referencia al surgimiento del anticristo.

 

  1. Hablará palabras contra el Altísimo.

La idea de esta frase es que esta persona intentará elevarse a la posición de Dios. No solo se opondrá a Dios, sino que intentará llegar a ser Dios. Esto es lo que la Biblia predice acerca del surgimiento del anticristo.

 

Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá (aquel día) sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta a todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios. 2 Tesalonicenses 2:3-4

 

1.      Oprimirá a los santos de Dios

 El verbo que se usa en esta frase significa “desgastar”, hostigar, perseguir.

 

2.      Pensará en cambiar los tiempos y la ley.

Esta declaración se refiere al cambio de las leyes naturales, civiles y morales. Es interesante observar que el Nuevo Testamento llama al anticristo “hombre de pecado” (2 Tesalonicenses 2:3).

 

3.      Los santos serán entregados en sus manos.

Esta persecución durará “tiempo, y tiempos, y medio tiempo” (Daniel 7:25). “Cuanto tiempo durará esto” la misma frase se emplea en Daniel 12:7 y se explica posteriormente en el versículo 11; “habrá 1290 días”. Esos tiempos son tres años y medio. Muchos intérpretes creen que “tiempo” equivale a un año. “tiempos” equivale a dos o mas años. Aceptando “tiempos” como dos años, “tiempo, tiempos, y medio tiempo”, serian tres años y medio.

 

Daniel dice: “Quería saber algo mas acerca de este ultimo imperio mundial”. Aquí tenemos el escenario.

Con poder, fuerza y energía. Roma conquistará el mundo. De aquel imperio surgirá una coalición de diez reinos separados. Cuando esto suceda, surgirá un undécimo rey que forjará una alianza con tres reinos, de lo que finalmente llegará a un dominio mundial. Cuando llegue al dominio mundial, el rey emprenderá varias acciones. Primero, se proclamará como Dios. Segundo, hostigará a los santos. Tercero, intentará cambiar las leyes. Cuarto, el pueblo de Israel le será entregado para que sean hostigados y perseguidos durante un periodo específico de tiempo: tres años y medio.

 

La venida de Dios.

Pero se sentará el juez, y le quitaran su dominio (al undécimo cuerno) para que sea destruido y arruinado hasta el fin, y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y le obedecerán. Daniel 7:26-27

 

Esos vehículos describen como Dios vendrá en juicio para arrebatar a la bestia su poder y establecer su propio reino y autoridad. Es preciso destacar varias características de la venida de Cristo.

 

  1. Dios vendrá en juicio

El texto lo describe de esta manera: “se sentará el juez”.

  1. Vendrá a establecer su reino

Dios mismo, no ninguna otra persona, establecerá su reino.

  1. Su venida será dramática

Su venida será una intervención trascendental en la historia humana.

  1. Vendrá en victoria y triunfo

Los santos de Dios gobernarán un reino que impondrá obediencia a todos los gobernantes terrenales y que permanecerán para siempre.

 

La victoria del Cristo sobre el imperio del mal es un hecho, como lo será la aparición del anticristo. En la metáfora de la visión de Daniel podemos ver la lucha de Dios, el soberano y omnipotente con las naciones gentiles que se encuentran en un estado de conmoción, agitación y confusión, las cuatro bestias suben del mar en forma sucesiva y no simultanea. Además son descritas como diferentes la una de la otra. Cada una de las bestias se corresponde con cada división de la estatua del capitulo 2 de Daniel.

 

Bendiciones.

Hno. Fredy Monterroza.

Volver