Make your own free website on Tripod.com

mired1.gif

El Anticristo 2

Inicio
Declaración de fe
Estudios
Estudios Powerpoint
Biblioteca
Escatología
Reflexiones
Origen y Desarrollo de la Biblia
Máximas y Refranes
De Buen Humor
La Biblia al Minuto
Facebook
La Biblia en Internet
Contáctenos

Y el rey hará su voluntad, y se ensoberbecerá, y se engrandecerá sobre todo dios; y contra el Dios de los dioses hablará maravillas, y prosperará, hasta que sea consumada la ira; porque lo determinado se cumplirá Daniel 11:36-39

 

Esta sección es será muy pronto el cumplimiento del plan profético de Dios. Aquí se resumen los detalles de la septuagésima semana de Daniel. Hay muchos que interpretan esta profecía futura en la persona de Antioco Epifanes y afirman que no existe ninguna transición entre los versículos 35 y 36, sino que lo interpretan como algo continuo, en otras palabras sugieren que el sujeto de los versículos 36-45 es el mismo de los versículos anteriores.

 

Cuando leemos acerca de algunos líderes del pasado como: Antioco Epifanes que ha sido un prototipo del anticristo. El apóstol Juan nos dice que ha habido muchos anticristos. También hemos oído de las atrocidades que cometieron por mencionar algunos; Herodes el Grande, Augusto Cesar. Otros como Hittler, Mussolini, Stalin, Gorbachev, Hussein de nuestro propio siglo.

Durante la historia del cristianismo se han hecho muchos intentos para identificar y describir al anticristo. Mucha de esa actividad, aunque es apoyada por la Biblia en parte solamente, nadie puede afirmar que el anticristo sea algo del pasado; ya que por la Palabra de Dios entendemos que es un evento situado en una era futura conocida como la tribulación, que es muy distinta a nuestra era actual.

 

Los errores que sean cometido a lo largo de la historia de la iglesia debería servir para los estudiantes de la profecía, la misma debe ser interpretada con coherencia y cuidado manteniendo siempre una perspectiva futurista.

El recuerdo sombrío del exterminio Nazi, donde millones de judíos fueron asesinados debiera ser suficiente para advertir a todos los que dudan acerca de la aparición del anticristo en tiempos del fin.

 

Todos esos lideres ya mencionados simplemente eran un anticristo en naturaleza pero no en magnitud, ellos era hostiles al evangelio y a la persona de Jesucristo, pero eran solo un prototipo del ultimo enemigo. Ninguno de eso hombres ha cumplido todos los detalles de la profecía de esta porción bíblica, aunque al igual que Antioco Epifanes, pudiera considerarse como un precursor del futuro anticristo.

El pasaje dice que el rey hará su voluntad, además se ensoberbecerá, o sea promoverá su propia persona elevándose por encima de los demás. Estas características fueron demostradas por algunos de los hombres que he mencionado anteriormente. Pero en los últimos tiempos alcanzaran un grado máximo en la obra del anticristo.

 

El pasaje que hemos leído también dice que se engrandecerá sobre todo dios. Esta declaración no se cumplió en la persona de Antioco Epifanes ni en otros personajes mencionados, sabemos que Antioco era un adorador del dios griego Zeus. Lo mas correcto es armonizar esa interpretación con lo que dice Pablo en 2 Tesalonicenses 2:4, tocante al anticristo que se aproxima. “el cual se opone contra todo y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios, como Dios, haciéndose pasar por Dios”.

 

 Estando en el apogeo de su carrera el rey hablará maravillas y cosas sorprendentes contra el Dios de los dioses. Esa palabra traducida hablará maravillas viene del verbo pala, y es la forma nidal, participio que significa “hablar cosas horribles”, hablar cosas increíbles y sorprendentes. No se puede decir que esta profecía se cumplió en Herodes cuando ordenó la matanza de los niños de dos años, eso es insostenible. Herodes ordenó aquella matanza porque se vio burlado por los magos y en su temor dio aquella horrenda orden.

 

Hay cierta aceptación intelectual del concepto de que el ser humano es dios. El humanismo filosófico es un sistema que deifica al hombre. Es un sistema que fue desarrollado por el filosofo presocrático Protagoras, que acunó la frase: “el hombre es la medida de todas las cosas”. El hombre es el centro del universo, no Dios. El hombre establece la moral y los valores. La conclusión lógica es que Dios es innecesario, si es que existe en absoluto.

El humanismo es el fundamento intelectual que se le llama “el pensamiento moderno”: la edad científica, la edad del racionalismo. El racionalismo es una filosofía o actitud que se centra exclusivamente en lo humano en posición a lo divino; ello va acompañado de una creencia que de somos capaces de conseguir la propia realización de la filosofía humanista, pero en el fundo es que no necesitan de Dios.

 

¿Podría ser que el anticristo sea la expresión suprema del ideal de la filosofía humanista? Será una persona poseedora de una increíble capacidad intelectual y que parecerá ser la ser la expresión definitiva de todo lo que la humanidad tiene de bueno, y ofrece la paz del mundo sin Dios. En las palabras de la canción de John Lenon: “un mundo sin religión” no necesitamos a Dios. No necesitamos a Dios. Todo lo que necesitamos lo tenemos en nosotros mismos. La religión de la Nueva Era, que se está extendiendo por el mundo occidental, también abre el camino para la adoración del anticristo como dios. Tiene sus raíces en la religión oriental y en el panteísmo, la enseñanza de que todo es Dios, Dios es todo. Dios es el árbol y el pájaro. La religión de la Nueva Era es el viaje para descubrir a dios dentro de nosotros.

 

El prototipo del anticristo.

 

Y de uno de ellos salio un cuerno pequeño, que creció mucho al sur, y al oriente, y hacia la tierra gloriosa. Daniel 8:9

Este versículo se refiere a Antioco Epifanes que conquistó tierra al sur (Egipto), al este (Armenia) y la tierra gloriosa (Palestina). Muchos eruditos concuerdan en que el cuerno pequeño de este capitulo es Antioco, Seleuco IV Filopater, era rey de Siria, pero fue asesinado  en el 175 a.C. el hijo de Seleuco, Demetrio, era el legitimo heredero al trono, pero estaba en Roma como rehén. En medio de este alboroto político e intrigas, Antioco se apoderó del trono, añadiendo la palabra “Epifanes” al su titulo, que significa “el ilustre’.

Antioco se opuso a los judíos y comenzó a perseguirlos. La feroz persecución de aquellos días se registra en el libro de Macabeos.

 

Había también siete hermanos que fueron arrestados con su madre. El rey intentó obligarlos a comer carne de cerdo, lo que la Ley prohíbe, torturándolos con látigos y azotes. Uno de ellos, actuando como portavoz de los otros, dijo: ¿Qué queréis conseguir de nosotros? Estamos dispuestos a morir antes de quebrantar la ley de nuestros antepasados. Enfurecido, el rey ordenó calentar sartenes y calderos al fuego. Cuando estuvieron al rojo vivo que al que les hacia de portavoz le arrancaran la lengua, le cortaran el cuello cabelludo y le cortasen así mismo las manos y los pies, mientras sus hermanos y su madre lo contemplaban. Cuando que totalmente imposibilitado, el rey dio orden de que lo llevaran todavía vivo al fuego y que lo frieran vivo en un sartén. Mientras el humo de la sartén subía y se arremolinaba, su madre y el resto se animaban unos a otros a morir noblemente, con palabras así: “El Señor Dios está observando, y ciertamente se apiada de nosotros, como en el cántico en que Moisés dio testimonio contra el pueblo a su rostro, proclamando que “El ciertamente se apiadará de sus siervos”. 2 Macabeos 7:1-6

 

Antioco se exaltó a medida de un dios. Hizo monedas que llevaban la inscripción Theos Antiochus, Theos Epifanes, que significa Dios Antioco, Dios manifestado. Prohibió los sacrificios en el templo y profanó el altar ofreciendo  sobre el mismo cerdos como sacrificios. El libro de Macabeos describe todos esos días de infamia.

 

Entonces el rey hizo proclamar a todo su reino que todos debían venir a ser un solo pueblo, y que cada uno debía renunciar a sus costumbres particulares. Todos los paganos se amoldaron al decreto del rey, y muchos israelitas decidieron aceptar su religión, sacrificando a ídolos y profanando el sábado. El rey también envió instrucciones mediante mensajeros a Jerusalén y a las ciudades  de Juda, mandándoles que adoptasen costumbres ajenas al país, prohibiendo los holocaustos, los sacrificios y las libaciones del santuario, profanando sábados y fiestas, contaminando el santuario y los ministros sagrados, erigiendo altares, lugares y santuarios a ídolos, sacrificando cerdos y animales inmundos, prohibiendo la circuncisión a sus hijos, prostituyéndose a toda clase de impureza y abominación, a fin de que olvidasen la Ley y que revocasen toda observancia a la misma. Todo aquel que no obedeciese el mandamiento de rey debía ser muerto. Escribiendo en estos términos a todas las partes de su reino, el rey designó a inspectores para todo el pueblo, y mandó a todas las ciudades de Juda que ofreciesen sacrificio, una tras la otra.

1 Macabeos 1:41-54    

 

La prevaricación desoladora involucra la profanación del altar en el templo de Jerusalén. Antioco erigió un altar a Zeus sobre el altar judío y ofreció animales inmundos, cerdos, como sacrificios. El insolente desafió hacia Dios y de la religión judía provocó una rebelión que finalmente lo llevó a su caída, esa rebelión es conocida como la revuelta macabea.

 

La blasfemia del rey soberbio y su carrera contra Dios llegará a su fin mediante la soberana intervención de Dios. El anticristo prosperará hasta que sea consumada la ira; por que lo determinado se cumplirá. Su prosperidad terminará  con el derramamiento de la ira de Dios, tal como ocurre en el cuerno pequeño de Daniel, con la bestia de Apocalipsis 13 y con el hijo de perdición de 2 Tesalonicenses 2, así ocurrirá al rey soberbio. Su destrucción será el resultado de la intervención sobrenatural del Señor Jesucristo cuando venga en su gloria.    

 

Bendiciones.

Hno. Fredy Monterroza.