Make your own free website on Tripod.com

mired1.gif

Los pobres en espíritu

Inicio
Declaración de fe
Estudios
Estudios Powerpoint
Biblioteca
Escatología
Reflexiones
Origen y Desarrollo de la Biblia
Máximas y Refranes
De Buen Humor
La Biblia al Minuto
Facebook
La Biblia en Internet
Contáctenos

 

Cuando vio la multitud, subió al monte; y al sentarse él, se le acercaron sus discípulos, Y abriendo su boca, les enseñaba diciendo:

Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. (Mt.5.1-3)

 

Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado. Al corazón contrito y humillado no desprecias tú, oh Dios. (Salmo 51.17)

 

Porque así ha dicho el Alto y Sublime, el que habita la eternidad y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en las alturas y en santidad; pero estoy con el de espíritu contrito y humillado, para vivificar el espíritu de los humildes y para vivificar el corazón de los oprimidos. (Isaías 57.15)

 

Hermanos míos, tened la fe de nuestro glorioso Señor Jesucristo, sin hacer distinción de personas. Porque si en vuestra congregación entra un hombre con anillo de oro y ropa lujosa, y también entra un pobre con vestido sucio, y sólo atendéis con respeto al que lleva ropa lujosa y le decís: “Siéntate tú aquí en buen lugar”; y al pobre le decís: “Quédate allí de pie” o “Siéntate aquí a mis pies”, ¿no hacéis distinción entre vosotros, y no venís a ser jueces con malos criterios?

Amados hermanos míos, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman? (Santiago 1.1-5)

 

 

Lea estos pasajes relacionados:

 

JOB 34:17-19; ISAÍAS 57:15-19; 66:2; LUCAS 6:20; HECHOS 10:34, 35; EFESIOS 6:5-9

Volver a Febrero