Make your own free website on Tripod.com

mired1.gif

La primer pareja: Adan y Eva
Inicio
Declaración de fe
Estudios
Estudios Powerpoint
Biblioteca
Escatología
Reflexiones
Origen y Desarrollo de la Biblia
Máximas y Refranes
De Buen Humor
La Biblia al Minuto
Facebook
La Biblia en Internet
Contáctenos

 

Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra. Sopló en su nariz aliento de vida, y el hombre llegó a ser un ser viviente. Tomó, pues, Jehová Dios al hombre y lo puso en el jardín de Edén, para que lo cultivase y lo guardase. Y Jehová Dios mandó al hombre diciendo: “Puedes comer de todos los árboles del jardín; pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás, porque el día que comas de él, ciertamente morirás.” Dijo además Jehová Dios: “No es bueno que el hombre esté solo; le haré una ayuda idónea.” Entonces Jehová Dios hizo que sobre el hombre cayera un sueńo profundo; y mientras dormía, tomó una de sus costillas y cerró la carne en su lugar. Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer y la trajo al hombre.

Entonces dijo el hombre: “Ahora, ésta es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Esta será llamada Mujer, porque fue tomada del hombre.” Por tanto, el hombre dejará a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. Estaban ambos desnudos, el hombre y su mujer y no se avergonzaban. (GÉNESIS 2:7, 15-18, 21-25)

 

Lea estos pasajes relacionados:

 

GÉNESIS 1:26-29; MATEO 19:1-12; MARCOS 10:1-12; 1 CORINTIOS 6:15-7:40

 

Volver a Enero