Make your own free website on Tripod.com

mired1.gif

Nunca Digas No Puedo 5
Inicio
Declaración de fe
Estudios
Estudios Powerpoint
Biblioteca
Escatología
Reflexiones
Origen y Desarrollo de la Biblia
Máximas y Refranes
De Buen Humor
La Biblia al Minuto
Facebook
La Biblia en Internet
Contáctenos

Y cuando el filisteo miró y vió a David, le tuvo en poco; porque era muchacho, y rubio y de hermoso parecer. Y dijo el filisteo a David: ¿Soy yo perro, para que vengas a mí con palos? y maldijo a David por sus dioses. Dijo luego el filisteo a David: Ven a mí, y daré tu carne a las aves del cielo y a las bestias del campo. (1 Samuel 17:42-44)
 
En la vida nos encontramos con muchos obstaculos, muchas veces esos obstaculos vendran a tu vida para que no logres las metas fijadas, los proyectos que as hecho para lograr un mejor futuro, una mejor forma de vida, un ministerio próspero. Siempre habrá alguien que quiera interponerse en tu camino para que esas metas no se logren.
 
En el versiculo que hemos leído vemos la oposición con la que se encuentra David para lograr que una nación entera sea libre de la opresión de Goliat el filisteo. Cuando un ministerio va a entrar en un cambio, un avivamiento, siempre va a tener oposición de cualquier índole, el ejemplo que vemos es a un pueblo casi rendido, intrincherado, inmovilizado, estancado, sin poder hacer nada. Cuando un ministerio se acomoda de ésta forma y no hace nada para salir de ese estancamiento entonces necesita a un David para ayudar a que su ministerio salga del estancamiento en que se encuetra.
 
David derrotará todo impedimento. David ayudará con una visión de superación y surjirá un avivamiento. Pero ¡cuidado! David tambien es criticado, puede ser que dentro de la misma organización haya un filisteo que quiera desanimar a David con las palabras: Ven a mí y daré tu carne a las aves del cielo y a las bestias del campo, alguien puede tratar de desanimarte, pero todo siervo de Dios, no importa la edad, si es una persona sometida al Espíritu Santo, entonces podrá responder como lo hizo David. Tu vienes a mí con espada y lanza y javalina; mas yo vengo a tí en el nombre de Jehová de los ejercitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado. Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortaré la cabeza, y daré hoy los cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra; y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel. (1 Samuel 17:45-46)
 
Cuando David venció al filisteo se produjo un avivamiento maravilloso todo el pueblo danzaba y daba gloria a Dios, pero algo sucedió, en aquel avivamiento un obstaculo mas; el egoísmo del rey Saúl salió a florecer. Su yo, fue tocado, al oir las palabras que aquellas mujeres danzando de muchas ciudades decian: Saúl hirió a sus miles y David a sus diez milies. (1 Samuel 18:7)
Cuando hay alguien que sobresale en cualquier lugar, siempre va a ser mal visto por aquellos que no hacen ni dejan hacer. En este caso se dice del rey, que se enojó en gran manera. (1 Samuel 18:8)
 
Puede ser que alguien se interponga en medio de tí, ya sea para estorvar tus proyectos o metas que te as propuesto en la vida, una carrera académica, talvés tienes planes de ir al colegio o a la universidad, talvés alguien no aprueva tus planes. No te preocupes, tú as como hizo David, confía en Jehová de los ejercitos que él te dará la salida, la victoria, que no importa cuantos se opongan a tí, si tu vives conforme a la voluntad de Dios, no podran acerte nada, serás un vencerdor, podras vencer todo obstaculo que se presente.
 
Por lo cual te aconsejo que avives el fuego don de Dios que está en tí por la imposición de mis manos. Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. Este fue el consejo del apostol Pablo al joven pastor Timoteo.
A donde quiera que tú vayas sé humilde delante de Dios, porque él te exaltará delante de la gente.
Leí algo muy bonito en una libreria y quiero compatirlo contigo.
 
DESIDERATA
 

Camina plácido entre el ruido y la prisa, y piensa en la paz que se puede encontrar en el silencio. Hasta donde sea posible y sin rendirte, mantente en buenas relaciones con las personas.

Enuncia tu verdad de una manera serena y clara; y escucha a los demás, incluso al torpe e ignorante; también ellos tienen su propia historia. Esquiva a las personas ruidosas y agresivas; pues son un fastidio para el espíritu. Si te comparas con los demás, te volverás vano y amargado; pues siempre habrá personas más grandes y más pequeñas que tú.

Disfruta de tus éxitos lo mismo que de tus planes. Mantén el interés de tu propia carrera, por humilde que sea; ella es un verdadero tesoro en el fortuito cambiar de los tiempos. Sé cauto en tus negocios; pues el mundo está lleno de engaños.

Más no dejes que esto te vuelva ciego para la virtud que existe; hay muchas personas que se esfuerzan por alcanzar nuevos ideales; la vida está llena de heroísmo. Sé sincero contigo mismo. En especial no finjas afecto. Ni seas cínico en el amor; pues en medio de todas las arideces y desengaños es perenne como la hierba. Acata dócilmente el consejo de los años, abandonado con donaire las cosas de la juventud.

Cultiva la firmeza del espíritu para que te proteja en las adversidades repentinas. Pero no te tortures con fantasías. Muchos temores nacen de la fatiga y la soledad. Más allá de una sana disciplina sé benigno contigo mismo.

Tú eres una criatura del universo, no menos que las plantas y las estrellas; tienes derecho a existir. Y sea que te resulte claro o no, indudablemente el universo marcha como debiera.

Por eso debes estar en paz con Dios, cualquiera que sea tu ideal de él, y sean cualesquiera tus trabajos y aspiraciones, en la bulliciosa confusión de la vida conserva la paz con tu alma. Aún con tu farsa, penalidades y sueños desbaratados, el mundo es todavía hermoso. Sé cauto..... ESFUERZATE POR SER FELIZ.

 

ESFUERZATE POR SER FELIZ
 
La paz, la podemos encontrar solamente en Jesucristo nuestro Salvador, él puede  hacer que todos tus proyectos sean prosperados, esfuerzate por ser feliz y lucha por alcanzar todas tus metas.
 
Que Dios te bendiga abundantemente.
Hno. Fredy Monterroza.