Make your own free website on Tripod.com

mired1.gif

La Palabra de Dios
Inicio
Declaración de fe
Estudios
Estudios Powerpoint
Biblioteca
Escatología
Reflexiones
Origen y Desarrollo de la Biblia
Máximas y Refranes
De Buen Humor
La Biblia al Minuto
Facebook
La Biblia en Internet
Contáctenos

La Palabra de Dios es viva y eficaz

 

 

“Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón” (Hebreos 4:12).

 

         En uno de los devocionales de la Universidad de Oral Roberts, Lindsay Roberts cuenta que cuando el atentado a las Torres Gemelas estaba pendiente de la información minuto a minuto, tal como el mundo entero. Pero Dios le habló y le dijo: “¿Estás tan pendiente de mis dichos, de mi Palabra, como lo estás de la información que transmiten los medios de comunicación?” Por supuesto, la respuesta fue: “No, Señor.”

         Esto me ha llevado a preguntarme: ¿Cuántos cristianos viven derrotados, como si Cristo estuviese muerto y no vivo, porque están más pendientes de lo que pasa en el mundo sin Dios, que de lo que dicen Las Escrituras? Muchos viven al amparo de los presagios del mundo de las tinieblas, de satanás y de su diabólico sistema. Y de paso le aclaro que satanás no es el príncipe de lo creado, del mundo y de los que en él habitan, porque eso es propiedad absoluta de Dios. Él es el príncipe del sistema mundial, del espíritu que gobierna mundialmente la mente de muchos hombres y mujeres que no tienen a Dios en su vida. ¡Pero no del planeta Tierra!!!!

         ¿Y cuántos cristianos viven al AMPARO DE LA CERTEZA de que tal sistema fue vencido, por nosotros y por todos, en la cruz del Calvario?  

         ¿Cuántos cristianos viven la certeza de que

“Dios se ha propuesto reunir toda las cosas

en Cristo”?

         ¡¡Esa es la promesa que descansa muy por encima de los presagios del mundo sin Dios!!! La tierra será llena del conocimiento de Su gloria antes que Cristo regrese.

         Pero esta TAN GRANDE CERTEZA, se edifica día a día, mediante pequeños ladrillos de fe en las promesas de nuestro Padre.

         Por cada mala noticia o mal presagio, tenemos que aprender a decir como Jesucristo:

         ESCRITO  ESTÁ…

         Y repetir la Palabra de Dios concerniente a la situación que enfrentamos, o que tiene que ver con ella, o con la noticia que escuchamos. Porque esa “Palabra es viva y eficaz y más penetrante que espada de doble filo”, y revierte lo malo.

         Esa Palabra es “el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios,…Y ese Verbo fue hecho carne y habitó entre nosotros”, y es Jesucristo. Él es la Palabra, el logos, que vino a vencer los resultados del pecado, de la desobediencia de Adán y Eva, para revertir la maldición que allí cayó sobre toda la humanidad.

         En el Edén Dios hizo la MÁS GRANDE PROMESA DE TODOS LOS SIGLOS:

 

“ella, la serpiente, te herirá en el calcañar,

pero ¡ tu simiente, la simiente de la mujer, te herirá en la cabeza!!!”

            Los cristianos tenemos el arma “para borrar a satanás de la historia de la humanidad y llenar el mundo con la salud de Dios”.

         Deje de repetir la información nefasta que transmiten los medios de comunicación sobre el futuro del planeta Tierra, y

¡comience a repetir la verdad de Dios,

sobre el mundo entero,

sobre su nación, y sobre su vida y la vida de los suyos!

         Sí, hable la Palabra de Dios al corazón de todas las naciones del mundo. Declare sobre ellas las Buenas Noticias de la Verdad de Dios.

        

 

Porque para cada mal pronóstico del mundo natural, Dios tiene una respuesta sobrenatural. Y los cristianos hemos sido llamados a

“llamar las cosas que no son,

como si fuesen”

(Romanos 4:17)

Todo lo bueno que desee ver en su nación, en el mundo, y en los suyos comience a proclamarlo por medio de la Palabra de Dios, porque esa Palabra es viva y produce vida. Mientras usted la repite, esa Palabra va actuando hasta lograr que el ¡día sea perfecto!!!

Debemos hacer de esto un hábito porque, tal como dice Samuel Smiles: “Siembra un pensamiento y cosecharás una acción; siembra una acción y cosecharás un hábito; siembra un hábito y cosecharás un carácter; siembra un carácter y cosecharás un destino”. Y hemos sido llamados a sembrar el destino divino no sólo en los nuestros, sino en todas las naciones de la tierra. A escribir la voluntad de Dios no sólo en el corazón de los hombres, sino en el corazón de las naciones. Sí, porque cada nación, como entidad,  tiene oídos, ojos, corazón y voluntad o poder de elección, tal como el Dios de los cielos, Su Dueño. Y debemos enseñarles a decidir según la voluntad del Padre que está en los cielos, porque lo bueno para cada nación, no depende ni proviene del hombre, o del esfuerzo humano, sino de la bendición de Dios. Porque únicamente Su bendición, enriquece y no añade tristeza con ella.

            Dios le mandó al profeta hablarle a los huesos muertos para que viviesen, y los huesos cobraron vida!!! Háblele a los huesos muertos de un mundo sin Dios, a los fracasos del hombre, a las injusticias, y cambie el mundo mediante la Verdad de Dios.

         Jesucristo dijo: “Toda potestad me ha sido dada, en el cielo, en la tierra y debajo de la tierra… y he aquí, os doy potestad para que todo lo que atares en la tierra, sea atado en los cielos, y todo lo que desatares en la tierra, sea desatado en los cielos.” Si usted es cristiano, ¡DESPIERTE! y tome el hábito de sembrar la salud divina en las naciones a diario. Dios nos ha regalado Su gracia con un propósito mucho más alto que gozarnos en Cristo, y es: hacer que el mundo entero se goce en Su salvación. Sí, entendió bien, hacer que el mundo entero se goce en Él. Y si no despierta, va a tener que responder por la sangre de los que se pierdan, tal como dice Ezequiel 3:18-21. No hemos sido llamados a jugar a ser cristianos, ni a asistir a la iglesia para que nuestras necesidades sean suplidas, somos hijos de Dios, y Él proveerá para todas sus necesidades si usted se dedica a satisfacer las necesidades de los demás y a sembrar la salud de Dios en el mundo. Los cristianos tenemos la obligación y el deber de regalarle a Jesucristo cada día la alegría de gozarse por el fruto de Su Obra en la Cruz del Calvario. Tal como dije en otra oportunidad, Jesucristo no se merece menos, ¡¡¡ni quiere menos!!!!

         Siembre todo el bien que pueda, ayude a otros todo lo que pueda, porque lo que siembre regresará convertido en la solución de Dios para sus problemas.

         Si los cristianos se dedicaran más a consolar a los que sufren y a proclamar la Verdad de Dios sobre lo negativo, los líderes de las iglesias no tendrían que orar tanto por los que hace años que están en la iglesia y están llenos de necesidades.

         Jesús lo puso muy en claro cuando dijo:

“Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia,

 y todas estas cosas os serán añadidas”

(Mateo 6:33)

            Y no estoy diciendo que no va a tener problemas, sino simplemente que cuando los tenga, le será muy fácil encontrar la solución porque habrá madurado como para ser

“más que victorioso en Cristo Jesús.”

 

         Que Dios le bendiga y le guíe en todo, por medio del Consolador que nos ha sido dado para “guiarnos a toda verdad”.

         Con el mayor aprecio en Cristo Jesús, nuestro común Salvador y Amigo, y nuestro “todo en todo”.

 

         Nilda E. Sassaroli

 

Volver a estudios