Make your own free website on Tripod.com

mired1.gif

Peligro en el Desierto
Inicio
Declaración de fe
Estudios
Estudios Powerpoint
Biblioteca
Escatología
Reflexiones
Origen y Desarrollo de la Biblia
Máximas y Refranes
De Buen Humor
La Biblia al Minuto
Facebook
La Biblia en Internet
Contáctenos

Números 21:1-4

4Después partieron del monte de Hor, camino del Mar Rojo, para rodear la tierra de Edom; y se desanimó el pueblo por el camino. 5Y habló el pueblo contra Dios y contra Moisés: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para que muramos en este desierto? Pues no hay pan ni agua, y nuestra alma tiene fastidio de este pan tan liviano. 6Y Jehová envió entre el pueblo serpientes ardientes, que mordían al pueblo; y murió mucho pueblo de Israel. 7Entonces el pueblo vino a Moisés y dijo: Hemos pecado por haber hablado contra Jehová, y contra ti; ruega a Jehová que quite de nosotros estas serpientes. Y Moisés oró por el pueblo. 8Y Jehová dijo a Moisés: Hazte una serpiente ardiente, y ponla sobre una asta; y cualquiera que fuere mordido y mirare a ella, vivirá. 9Y Moisés hizo una serpiente de bronce, y la puso sobre una asta; y cuando alguna serpiente mordía a alguno, miraba a la serpiente de bronce, y vivía. RV

 

Introducción:

En este pasaje observamos las quejas del pueblo de Israel, el cual incluye el incidente de las serpientes ardiente y de la serpiente de bronce hecha por Moisés. Como en el caso del sacrificio en la  que el agresor tenía que poner las manos sobre la cabeza del animal sacrificado para obtener perdón, el mirar a la serpiente fue el medio usado para que la fe en Dios el hombre pecador fuera salvo de la muerte. Este incidente fue usado en el evangelio de Juan (3:14-15) como símbolo de la muerte expiatoria de Cristo en la cruz del Calvario, y la necesidad de tener fe en Jesucristo para obtener la salvación que conduce a la vida eterna.

 

I.     LA REALIDAD DEL PECADO

a.   El pecado no es un juego de palabras o algo ficticio.

b.   La presencia de las serpientes se hace sentir.

c.   Todo pecado es siempre contra Dios (v. 5) (Mat. 25:41-46)

d.   Las personas buscan sus satisfacciones en la carne y en el mundo.

e.   Entonces las provisiones de Dios llegan a ser un fastidio.

f.    Encuentran  satisfacción en las cosas de “Egipto” o sea, cosas  mundanas.

 

II.     El RESULTADO DEL PECADO

a.   El pecado nos pone siempre al alcance de las serpientes.

b.   El dios de este mundo ha cegado el entendimiento de los incrédulos. (2 Cor. 4:4)

c.   El espíritu que opera en hijos desobedientes. (Ef. 2:2)

d.   El pecado es muerte. La única medicina es Jesucristo. (Ro. 6:23).

e.   El desierto habla del mundo y las serpientes de Satanás y sus mentiras.

g.   Muchos murieron a causa de las murmuraciones (Sal. 58:1-5).

 

III.     EL ANTIDOTO SEÑALADO

a.   La oración de Moisés no sirvió para alejar a las serpientes, sin embargo.

b.   Pero Dios provee un antídoto contra el veneno mortal de las  serpientes.

c.   El pecado continúa su obra destructora, pero el antídoto está en Jesús. (Ro. 6:23)

d.   La serpiente que levantó Moisés fue semejante, pero sin veneno.  (Ro. 8:3).

e.  De la misma manera se identifica Jesús en la cruz para salvarnos. (2 Cor. 5:21).

f.    Jesús es el único remedio para salvación de las mordidas del  pecado. (Jn. 3:14-16).

 

IV.     LA VALIDEZ DEL REMEDIO

a.   Israel fue salvo cuando confesó su pecado (7).

b.   Si la murmuración de la gente trajo juicio (v. 6),

c.   La sincera humillación y confesión les dio la salvación. (v. 9).

d.   El antídoto ya estaba, sólo faltaba verlo y creer para ser eficaz.

e.   Ese antídoto no fue revelado a las obras, sino a la fe. (Is. 45:22).

f.    No debían mirarse a sí mismos, sino a la serpiente.

g.   Aquella serpiente habla de Jesús en la CRUZ del Calvario. (Jn.   3:15).

     

         Conclusión:

La Palabra de Dios en romanos 6:23 “por que la paga del  pecado es muerte, mas la dadiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”. RV

También romanos 3:23 dice: “siendo justificados gratuitamente por su gracia por medio de la redención que es en Cristo Jesús.” LBA

La salvación está disponible para todos, no necesitas hacer obras para ser salvo, la salvación es gratuita, lo que tu necesitas es reconocer que eres pecador y pedir perdón, Jesucristo nuestro Señor y Salvador esperando con los brazos abiertos esperando por ti. Ven a Jesús y recibirás la vida eterna.

 

Bendiciones;

Hno. Fredy Monterroza.

 

Volver a estudios