Make your own free website on Tripod.com

mired1.gif

En Esto Pensad
Inicio
Declaración de fe
Estudios
Estudios Powerpoint
Biblioteca
Escatología
Reflexiones
Origen y Desarrollo de la Biblia
Máximas y Refranes
De Buen Humor
La Biblia al Minuto
Facebook
La Biblia en Internet
Contáctenos

 

“Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.”

(Filipenses 4:8)

 

         Dios nos enseña a rechazar los malos pensamientos y recuerdos, para llenar nuestra mente de Él y Sus promesas. Los psiquiatras han descubierto que lo que enferma al ser humano es el recuerdo de los males del pasado, pero Dios ya lo había declarado en Su Palabra mucho antes que ellos lo descubrieran.

         Al hombre natural no le es fácil manejar su mente, por eso necesita la ayuda del psicólogo. Pero los cristianos tenemos un Dios que ha clavado en la cruz nuestro pasado. Al punto que Isaías 43:25 dice: “Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados” (Isaías 43:25).

         Hay dos cosas interesantes que nos ayuda a no pensar en el pasado:

 

         1) Dios nos perdona y olvida. ¿Y quienes somos nosotros para recordarlo, o quienes son los seres humanos para señalar lo que Dios ha perdonado y olvidado? Si usted tiene un pasado oscuro y se ha reconciliado con Dios, no permita que nadie le recuerde su pasado. Recítele Isaías 43:25 y rechace las acusaciones del diablo!

         2) Dios olvida por amor a sí mismo, por amor a la cruz de Cristo. Dios ama el Calvario mucho más que cualquiera de nosotros. Es Su obra maestra. Algunos dicen que la obra maestra del Creador es el hombre, pero yo creo que es el Calvario. ¿Quién podía suponer que el Dueño de la más grande empresa: “El grandioso y sorprendente universo”, construido con Sus propias manos sin la ayuda de nadie, que no sólo asombra por su inmensidad no medible, sino por su extraña e inigualable belleza, dejaría Su gloria para morir por un mundo de enemigos? ¡Allí radica la grandeza de Dios, en que siendo Dios se humilló, si dio por nosotros sus enemigos!!!

 

         Y para cumplir con los planes de Dios, el cristiano está “obligado” a olvidar su pasado porque ese pasado ¡nada tiene que ver con los planes de Dios para su futuro!!! Sus planes para nuestro futuro tienen que ver con el Calvario, con las promesas escritas en Su Palabra. De modo que para cumplir la voluntad de Dios, no necesitamos revisar nuestro pasado, ¡sino llenar nuestra mente con la verdad de Dios!

            En Isaías 48:17 Él promete guiarnos por el camino que debemos andar y en San Juan 14:6 Jesús dice: “Yo soy el camino.” Pero tenga en cuenta que, aunque Él es el camino, nos ha dado la oportunidad de elegir: su camino o el nuestro.

         Es hermoso saber que nuestro Padre tienen un plan, un llamado, para cada uno de nosotros que comienza a desarrollarse el día que lo aceptamos como Señor y Salvador de todo lo nuestro. Pero el éxito en el cumplimiento de ese plan está en nuestras manos. Él tiene un “mapa de rutas” que nos señala el mejor camino para llegar a destino. Ese “mapa de rutas” es Su Palabra, ella nos enseña cómo evitar el polvo del camino, los deterioros, los baches del engaño, y a transitar la ruta de Su perfecta voluntad, que siempre es buena y agradable. Tenemos que grabar a fuego en nuestra mente esta verdad: “La voluntad de Dios siempre, siempre, siempre, es agradable y perfecta.” Porque el diablo le ha hecho creer a los hombres que la voluntad de Dios es esclavizante, tiránica y amarga. Pero eso no es lo que Jesús nos ofrece, sino lo que el diablo ofrece. Como él es mentiroso y padre de mentira, ha engañado a los hombres con sus mentiras para que no sigan el buen camino, ni acepten honrar al Dios del cielo.

         Seguir la ruta de Dios no significa que nunca tendremos problemas, que no enfrentaremos dificultades, sino que cuando haya encrucijadas, baches o pozos, habrá guardavidas. “El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende” (Salmo 34:7). Y el “ángel de Jehová” es el nombre que el Antiguo Testamento da, muchas veces, a Jesucristo. Además Proverbios 3:6 dice:“Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas”. Isaías 30:21 afirma que cuando aceptamos caminar con Él, “Nuestros oídos oirán a nuestras espaldas palabra que diga: Este es el camino, andad por él; y no echéis a la mano derecha, ni tampoco te desvíes a la mano izquierda”. Nuestra seguridad radica ¡en lo que Dios nos ha prometido!

 

¡Porque Sus promesas son tan maravillosas y firmes,

como grande y poderoso es nuestro Dios!

 

Y para tener una idea de Su grandeza y poder,

medite en la grandeza del universo,

y recuerde que Dios sostiene con Su mano

ese infinito cosmos de cuerpos celestes.

 

         Y como dijo el rey David:

¡Los cielos cuentan la gloria de Dios,

y la expansión denota la obra de Sus manos!

 

         El Dios de toda creación le bendiga y le permita transitar por Sus senderos hasta el fin de sus días.

 

         Nilda E. Sassaroli

 

Volver a estudios