Make your own free website on Tripod.com

mired1.gif

Guerra Espiritual 3
Inicio
Declaración de fe
Estudios
Estudios Powerpoint
Biblioteca
Escatología
Reflexiones
Origen y Desarrollo de la Biblia
Máximas y Refranes
De Buen Humor
La Biblia al Minuto
Facebook
La Biblia en Internet
Contáctenos

El Manual De Guerra Espiritual (Efesios Capitulo Seis)

           

A lo largo de la historia de la iglesia, los creyentes, tanto teólogos como laicos, han buscado ayuda en este pasaje de Efesios 6, principalmente cuando todos los poderes del infierno parecían haberse desatado contra ellos. ¿De que manera la enseñanza del apóstol Pablo nos ayuda para una evangelización eficaz de aquellos que están cegados a la verdad del evangelio por espíritus malignos? En este capitulo Pablo reúne todas sus enseñanzas de guerra, llevando a todos los lectores al punto en el cual están listos para recibir la instrucción mas importante de la epístola sobre la guerra espiritual, se puede decir que aquí se encuentra la aplicación de dicha enseñanza.

 

Pablo hace un llamado a todos los creyentes  a buscar el fortalecimiento divino para enfrentarse a las fuerzas espirituales de maldad (Efesios 6:10-20)....... Un comentarista dijo: Este es el único lugar en todos los escritos paulinos donde se llama a los creyentes a luchar contra <<los principados y potestades>>.

           

La  lucha de los  creyentes  llenos del Espíritu Santo. Usando  toda  la   armadura   de   Dios   contra    las Asechanzas del diablo, para estar firmes en victoria.

 

Pablo comienza su presentación con las palabras <<por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza>>. v/10

           

Efesios 1:3,21-22 habla de Jesús que reina como Señor a la diestra del Padre, por encima de las fuerzas espirituales de maldad a las cuales os enfrentamos.   

Se observa la tarea de declarar a los principados y potestades el plan eterno de Dios y de ponerlos bajo sumisión al Señor mediante el ejercicio de nuestra autoridad delegada en unión con Cristo. Para esto se nos ha dado el Espíritu Santo, además Cristo mismo mora en nosotros y somos un cuerpo con él.

 

El diablo y los poderes malignos que libran guerra contra nosotros, aunque ya han sido derrotados por el Señor Jesús, todavía tienen libertad para seguir atacándonos para estorbar nuestro ministerio.

 

No hay por que temer. Solo Jesús es el Señor y nosotros tenemos la victoria en él. Somos vencedores en Cristo.

 

Sin embargo, debemos aprender a ser fuertes en Cristo. Aunque el enemigo nos atacara, Dios a provisto cuanto necesitamos para ser soldados victoriosos.

 

Un vistazo al capitulo 6 de Efesios.   

 

La expresión <<por lo demás>> va seguida de tres imperativos: <<fortaleceos>> v/10; <<vestíos>> v/11; <<tomad>> v/13. Los dos últimos se refieren a la armadura de Dios y destacan la necesidad de fortaleza divina para resistir al enemigo. El uso que el apóstol Pablo hace de la conjunción <<por tanto>>, V/13-14 introduce la principal exhortación del versículo 14, con una referencia global a la necesidad de poder divino debido a la naturaleza sobrenatural, poderosa de los enemigos que se revela en el versiculo12, “versículo que expresa el carácter de nuestro adversario”.

           

El imperativo <<estar firmes>> v/14 se ha considerado de manera correcta como la exhortación principal de este pasaje. El concejo de que adquieran fortaleza y capacitación  divina no lo ha dado el autor como fin en si mismo. Esa fortaleza es necesaria para un propósito particular: que el creyente sea capaz de estar firme contra las <<potestades>> y pueda resistirlas con éxito vv/11,13y 14. Por lo tanto el “Estad. Firmes” de este versículo se convierte en el mandamiento central del pasaje.

 

Estad., pues, firmes

           

Ahora que Pablo ha dado su principal mandamiento “Estad. Firmes” v/14, prosigue con cuatro participios de imperativos vv/14-16 <<ciñendo>>; <<vistiendo>>; <<calzando>>; <<tomando>>. Estos van seguidos del segundo verbo imperativo <<tomar>> v/13. Vine dice que significa  “recibir con una recepción intencional y bien dispuesta lo que se ofrece; tomar con la mano, agarrar, asir algo”.

 

Permaneced firmes, la victoria es nuestra; en  el  nombre de  Jesús todo es  posible.  Los versículos 14-20 en su totalidad dependen por tanto del pensamiento expresado en el versículo 14: <<Estad., pues, firmes!>> Todas  las otras ideas se hallan  a  esta  meta  ultima,  para alcanzar la cual se proveen la Armadura de y el poder divino.  Los adversarios son descritos en  detalle para que el lector pueda conocer la naturaleza de aquellos a quienes tiene que resistir. 

 

Fortaleceos

 

Con esta panorámica como base, volvemos donde comienza Pablo v/10 Lincoln dice que el apóstol utiliza aquí un mandato en forma pasiva “sed fortalecidos”, el cual destaca la idea de que la fuerza a de obtenerse de una fuente externa, y corresponde a la voz pasiva de Efesios 3:16 que dice: para que os de (Dios), conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu. Luego dice que dicha fuente externa es “el Señor”.

 

1 Samuel 30:6 Y David se angustio mucho, porque el pueblo hablaba de apedrearlo........mas David se fortaleció en Jehová. 

 

Zacarías 10:12 dice: y Yo los fortaleceré en Jehová, y caminaran en su nombre, dice Jehová.

 

En Efesios 6:10 habla sobre la fuente de poder que el creyente tiene en el Señor y esa expresión (fortaleceos) no solo describe a la persona con la que los lectores han sido unidos, sino que también se refiere a las condiciones en que viven, “en el reino de la luz” Efesios 5:8.

 

Ya no están sujetos a la tiranía  de una vida bajo el control del príncipe de la potestad del aire Efesios 2:2, sino que se hallan bajo el gobierno de Cristo el Señor.

 

Este es un versículo muy importante que cada creyente debe vivir en el poder que tiene Jesús, o sea fortalecidos en su poder. 

 

Pablo dice: que los creyentes tienen acceso a este amplio poder divino que ya ha demostrado ser suficiente para vencer la poderosa oposición satánica.

 

Efesios 1:19-21 en el Antiguo Testamento se encuentra una lectura en la cual se expresa el poder tan grande de nuestro Dios. Isaías 40:26 Alcen los ojos y miren a los cielos: ¿Quien ha creado todo esto?  El que ordena la multitud de estrellas una por una y llama cada una por su nombre. Es tan grande su poder, y tan poderosa su fuerza, que no falta ninguna de ellas. (NVI)  Es probable que el apóstol Pablo estuviera pensando en este pasaje inspirado por el Espíritu Santo cuando escribió el versículo 10 de Efesios 6.

 

El Enemigo Que Enfrentamos

 

Después de hacer el llamamiento a todo creyente a fortalecerse en el poder y la fuerza del Señor poniéndose toda la armadura de Dios, Pablo presenta las razones de su grito de guerra en los versículos 11 y 12 diciendo que:

           

1. Necesitan “estar firmes contra las asechanzas del diablo”  v/11d.

 

2. No se enfrentan a enemigos humanos   v/12a.

 

3. Luchan contra una jerarquía o ejercito complejo de seres sobrenaturales y perversos que han infiltrado por completo los cielos y ejercen gran control sobre la tierra  v/12b.

 

El estar firmes del versículo 14 es una repetición de los dos anteriores (v/11b;13b) reforzando la idea de que es el mandato principal en torno al cual gira todo lo demás. El comentarista dice que la construcción de “estar firmes contra” v/11b en el griego es una expresión militar del “por y contra” que utiliza Pablo en estos versículos.

 

De acuerdo a Pablo, Este Planteamiento militar no va dirigido contra los hombres, sino contra el diablo y sus poderes demoníacos vv 11-12.

 

La referencia que hace Pablo al principal enemigo del creyente llamándolo el diablo v/11 y  Efesios 4:27 es única en sus escritos. El apóstol solo utiliza este termino en Efesios  y Hebreos 2:14. El titulo que mas emplea para referirse al diablo es “Satanás”; como  también “el maligno” en  el  presente  capitulo  de  nuestro  estudio  v/16.   2 Tesalonicenses 3:3.

 

En  2 Co. 11:3 lo llama “la serpiente” y “el dios de este siglo” en 2 Co. 4:3-4.

 

En 2 Co. 6:15 lo llama “belial”. Y en 1 Tesalonicenses 3:5 lo llama “el tentador”. Además, tenemos toda la descripción de los principados y potestades, y que incluyen al diablo al ser este  el supremo principado cósmico maligno.

           

Pero no solo nos enfrentamos al diablo, sino que luchamos contra sus asechanzas v/6:11. “Asechanzas”  es la traducción del termino griego methodeia, que siempre se utiliza en el sentido negativo en el Nuevo Testamento. Vine dice que significa:....Astucia,  engaño,  estratagema, en Efesios 4: 14 se traduce por “artimaña” (del error) (con mira al) arte singular del engaño.  O esa que la idea detrás de methodeia es el engaño.

 

El apóstol nos advierte que todo el sistema  de guerra del diablo contra nosotros se basa en la mentira. El comentarista dice que Satanás tiene un método de lucha muy particular, ya que consiste en “artimañas”. Sus batallas son la embestida de emboscadas repentinas. No pelea en un campo de batalla, sino que emplea el asalto súbito y el ataque artero y feroz.

 

 

Los Enemigos Que Enfrentamos

 

Sin duda el versículo 12 de Efesios 6 es uno de los  más notables de toda la Biblia sobre la guerra espiritual. Pablo dice claramente que luchamos contra principados y potestades de alto rango y una maldad completa sobrenatural.  “Lucha” en griego es “Pale” un termino que solo aparece ésta vez en el Nuevo Testamento.

 

En el atletismo griego se refiere a: una competencia entre dos, cada uno de los cuales trata de derribar al otro.  Cuando consideramos que al perdedor de una competencia griega de lucha se le sacaban los ojos. Perdiendo la visión para el resto de su vida, podemos hacernos una idea de la reacción que despertaría en los griegos la ilustración del apóstol  Pablo. La lucha de los cristianos contra los poderes de las tinieblas no es menos desesperada ni omisa. 

 

El cambio de la metáfora que hace Pablo del soldado a la del luchador, no debería sorprendernos, ya que a veces, en el combate cuerpo a cuerpo, el soldado es también un luchador. El apóstol quizás utilizó esta imagen del luchador, mas que todo, para destacar ese punto.

           

Hasta ahora el apóstol Pablo ha estado hablando en general de los principados y potestades malignos. En Efesios 1:21, hizo una quíntuple clasificación de esos poderes:

 

1) Principado,      2) autoridad,        3)  poder,      4) señorío,       5) nombre. Y luego en Efesios 4:8 se refirió a la “cautividad” obviamente es un concepto de poder perverso. En Efesios 3:10, Pablo menciona a los “principados y potestades”, observe que en Efesios 4:27  habla por primera vez del diablo.

 

Ahora, note que en Efesios 6, el reúne al diablo v/11, El maligno v/16 y los principados y potestades v/12 por vez primera afirma de modo claro lo que había estado diciendo tácitamente: que nuestra batalla con el diablo no es contra el en persona o de forma individual sino por medio de los ataques que nos lanza por medio de los principados y potestades cósmicos malignos de alto rango.                                                                                                                                          

           

Esta es la tercera vez en Efesios que Pablo utiliza sus términos básicos para referirse a los principados y potestades perversos: archai, principados, y exousia, potestades o autoridades (Ef.1:20; Ef.3:10).

           

Pablo no trata de ser técnico en este pasaje, sino que simplemente acumula palabras para describir la imponente y compleja jerarquía de lo sobrenatural maligno contra la cual está en guerra el creyente. Y lo mismo sucede en Efesios 6:12

        

El apóstol coloca de los principados y potestades una expresión que no se encuentra en ninguna otra parte del Nuevo Testamento tous kosmokratoras tou skotous toutou “los gobernadores de las tinieblas de este siglo”.

Varios comentaristas han llegado a la conclusión de  que esta no fue una expresión inventada por Pablo, sino que la tomó del mundo en que vivían los creyentes y agrega que dicha expresión era corriente en la tradición mágica como en el mundo de la astrología cuando el apóstol Pablo escribió esta epístola.

 

Los creyentes que en otro tiempo habían adorado a otros dioses como ejemplo a la Artemisa efesia o diosa diana, serapis u otras deidades con supuesto poder mágico o cósmico, ahora Pablo les esta instruyendo en cuanto a la consideración de como deben cuidarse de los espíritus en que antes ponían su fe.

Las deidades paganas son emisarios del diablo mismo a los cuales hay que resistir con la poderosa armadura de Dios.   Lo cual nos recuerda la recomendación que nos hace Pablo de los ídolos y los demonios en 1 Co. 10:20-21. “Lo que los gentiles sacrifican, a los demonios sacrifican, y no a Dios; y no quiero que vosotros os hagáis participes con los demonios”.

 

Pablo quiere que los cristianos se den cuenta que al  participar  en las deidades paganas; las ofrendas traídas a ellas ponían a las personas bajo su influencia; lo cual se debía a que los cultos paganos eran instrumentos de Satanás.

           

A veces nosotros decimos demos ofrenda de alabanza a Dios, ofrenda de palmas. Que tipo de ofrendas se le dan a Satanás; podemos mencionar algunas de ellas: demonios de materialismo, intelectualismo, culto al yo, búsqueda del poder, del placer y de las posesiones.

 

En la esfera religiosa contamos con lo mismo que los efesios tenían con excepción del templo físico de Artemisa. Ocupando su lugar están los muchos santuarios materiales además del templo místico de la nueva era. Por otra parte el ocultismo y el satanismo moderno, que se ha se a extendido tan rápido por todo el mundo, estos son una réplica de los aspectos más viles y groseros del mundo espiritual religioso que se daban entre los practicantes de la magia en tiempos de Pablo.

           

En la mayor parte del mundo los dioses de los no cristianos son muy semejantes a aquellos de Efeso, aunque tengan diferentes nombres. Las potestades cósmicas malignas de alto rango controlan estos sistemas contemporáneos de deidades, espíritus y magia.

 

Gracias a Dios que  nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado hijo, en quien tenemos  redención por su sangre el perdón de pecados. Col. 1:13-14.

           

La Palabra de Dios establece que el cristiano ha sido libertado de las tinieblas, por lo tanto no hay que temer y aunque tengamos una lucha feroz contra el poder de las tinieblas; la victoria es nuestra por la sangre de Jesucristo.          

 

Por ultimo el apóstol Pablo dice que nos encontramos en guerra con  HUESTES espirituales de maldad en las regiones celestes. Pablo termina su lista de poderes haciendo una mención global de todas las clases de espíritus hostiles, en la que los creyentes tienen que estar preparados para enfrentarse a todas las fuerzas malignas en la batalla.

 

Pablo estimula a los soldados cristianos a poner de relieve el terrible enemigo al que son llamados a enfrentarse. Hay un comentario muy hermoso que dice: ..Su posición, (principados, potestades, el diablo mismo) no son subalternos, sino adversarios  de alto rango, la nobleza y los caudillos del mundo espiritual caído; en cuanto a su cargo, tienen por campo de acción “las tinieblas de este siglo”, donde ejercen su dominio imperial; en cuanto a su esencia, no están estorbados por un cuerpo animal, sino que son “espíritus”, y en cuanto a su carácter, son malignos, su capacidad para hacer el mal solo se ve superada por su deseo de producirlo. Y su naturaleza es perversa, su encomienda también y su obra tiene ese mismo carácter. Son simplemente malos en su esencia como en su actuación. Por tanto, he aquí al enemigo y sus ejércitos con quien peleamos.

           

Armas Ofensivas y Defensivas

           

Varios comentaristas y predicadores afirman que todas las armas mencionadas en Efesios 6:14-17 son defensivas, con la posible excepción de la espada del Espíritu. Esto no es verdad. Ya que un guerrero que jamás ataca a su enemigo y se limita solo a defenderse está atrapado y un ejército que hace lo mismo  no es apto para la guerra. Del mismo modo, una iglesia que no se lanza a la batalla sino que permanece quieta, a la defensiva, ya ha sido derrotada. En la guerra espiritual la mejor defensa consiste en atacar.

 

Pablo describe una armadura que es tanto ofensiva como defensiva. Aunque el escudo, el yelmo, la coraza y el cinto fueran todos defensivos, el resto de las piezas tenían carácter ofensivo. El escudo redondo de los primeros legionarios (romanos)  hacía mucho que había sido alargado (scutum); dos tercios del mismo les cubrían ahora el cuerpo y un tercio protegía a su compañero de la izquierda. Esta inteligente innovación fomentó las filas apretadas, ya que cada luchador dependía en parte de su vecino. 

 

Pablo omite el pilum  (jabalina)  del legionario y el plugio  (daga), sin embargo ésta última se llevaba en el cinto y puede considerarse implícita en el ceñido de los lomos.  El pilum servía mas para desarmar que para matar al enemigo. La ausencia de estas cosas no justifica el considerar el gladius  (espada),  como un arma “defensiva”, ya que era la pieza principal con que contaba la devastadora eficacia militar del ejército romano.

           

Refiriéndose  a las tres veces que Pablo repite la expresión “estar firmes” Quizás ha contribuido a forjar la idea de que el cristiano no se dedica tanto al ataque como a tratar de no verse abrumado.  Y luego cita a Crisóstomo, quien estaba bien familiarizado con las costumbres de la legión,  para aclarar el sentido de “estar firmes”: La primera característica de la táctica militar es saber resistir bien, muchas cosas dependen de ello...No hay duda, por tanto de que el significado que Pablo quiere darle no es el de resistir de cualquier manera, sino en la forma correcta.  Luego, referente al “estar firmes” de los versículos 11 y 14 que tiene el sentido de “ordenar una formación militar para el combate”.  La expresión del versículo 13 se refiere a la posición triunfante del vencedor.  Pablo no mira al creyente, como una operación de resistencia desesperada o carácter defensivo, sino que se trata de una guerra contra los poderes malignos.  Describe a la iglesia llevando la batalla a las líneas enemigas, esperando que esta obtendrá la victoria.

 

Analizando Cada Pieza De La Armadura

 

Ceñidos los lomos con la verdad:

           

Ceñidos los lomos con la verdad (v.14b). El verbo en voz media significa que el cristiano debe ceñirse a si mismo con la verdad. En Lucas 12:35-37; 17:8 el ceñir los lomos es señal de disposición para el servicio. Is.11:5 La justicia será el cinto de sus lomos y la fidelidad el ceñidor de su cintura.

 

Estas referencias llegaron hacer el símbolo de los soldados listos para la batalla del  medio oriente.

           

A menudo se plantea la cuestión de cual es la verdad en la que Pablo está pensando. La verdad es, el evangelio y Jesús como la verdad; y, la verdad es la ausencia de todo engaño. Hablando en una forma concreta podemos decir que es el evangelio lo que constituye el “poder de Dios” para salvación. A esto es lo Pablo hace énfasis en Efesios.  Los que viven bajo la influencia del poderoso evangelio y “andan en la luz” viven por la verdad y hablan solo la verdad  (Efesios 4:25; 5:9) y por lo tanto resistirán al diablo, no dándole lugar (Efesios 4:27).

 

La Coraza De Justicia

 

La coraza de justicia (v.14b). Otra vez vemos la voz media. Ponerse la coraza de justicia es tarea de cada creyente individual. Hay dos interpretaciones aquí: La primera es que la justicia significa una vida recta. La segunda es que se trata de la justicia provista en el evangelio. No se trata de la justicia que justifica, sino de aquella que nos santifica.

           

La coraza de justicia era parte de la armadura de Yahvé en el Antiguo Testamento según Isaías. 59:17 También Isaías. 11:5 donde la justicia es el cinto del Mesías. Luego refiriéndose a 1Tesalonisenses 5:8 hace de la virtud de la fe y el amor la coraza del cristiano, pero al mismo tiempo describió la justicia como algo necesario para la batalla hablando de las “armas de justicia a diestra y a siniestra”

 

 

2 Co.6:7 Pablo escribe que la razón por la que el evangelio puede describirse como poder de Dios tiene que ver con el hecho de que revela la justicia divina.

 

 Romanos 1:16 dice: Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios... Por tanto se presenta la justicia de Dios como poder divino. En este contexto, la justicia de Dios es un término de poder. El don de la justicia de Dios al creyente derrota por completo al enemigo. Justicia que a la vez transforma la vida del creyente. El resultado de haber experimentado la justicia divina es una vida recta.

 

Calzado Los Pies Con El Apresto Del Evangelio De La Paz

 

Calzado de los pies con el apresto del evangelio de la paz (v.15). Aquí tenemos dos opciones principales. Algunos dicen que el enfoque de atención está en la evangelización. A medida que avanzamos, de ahí el simbolismo de las sandalias del soldado, encontramos oposición. En medio de la guerra, el único mensaje de la paz es el nuestro.

La segunda opinión, es clara que Pablo se refiere a la disposición para la guerra espiritual, lo cual es consecuente con toda la enseñanza principal de todo el pasaje de Efesios 6:10-20. El apóstol Pablo menciona el texto del Antiguo Testamento “el cual menciona los pies con el anuncio del evangelio de la paz.

 

Isaías 52:7 Que hermosos son, sobre los montes, los pies del que trae buenas nuevas; del que proclama la paz.... y Nahum 1:15 Miren! Ya se acerca por los montes el que anuncia las buenas nuevas de victoria, y el que proclama la paz....NVI.

Luego Pablo relaciona este versículo con el predicador del evangelio en Romanos 10:15 que dice: ¿Y como predicaran sino fuesen enviados? Como esta escrito: Cuan hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas. RV.

 

Se puede vincular el equipamiento de los pies, no con la proclamación del evangelio de la paz sino con la del (hetoimasia) “apresto” o disposición del evangelio de la paz. Este es entonces la disposición o el apresto del creyente para el combate y para la firmeza en la batalla que otorga el evangelio de la paz.

 

El Escudo De La Fe:

 

El escudo de la fe (v.16). Pablo acude al Antiguo Testamento para decir que “el escudo era utilizado como una imagen de la protección de Dios para su pueblo. Génesis 15:1; Salmos 5:2; 18:2,30, 35; 28:7; 33:20; 35:2; 59:11; 91:4; 115:9-11; 144:1 Pablo emplea aquí thyreos o scutum para indicar el escudo. Se trata del escudo grande de 1.25m, de largo y 1m, de ancho, que cubría todo el cuerpo.

La fe echa mano de los recursos de Dios en medio de los feroces ataques del enemigo y produce la firme resolución que apaga cuanto el diablo lanza sobre el creyente (v.16). 1 Tes.5:8 donde la fe forma parte de la coraza y en 1 Pedro 5:8-9 donde la fe firme es necesaria para resistir al diablo. Pero también dice que la “fe capacitara al creyente para apagar todos los dardos de fuego del maligno” (v.16).

 

En el Antiguo Testamento habla  de los dardos de fuego en el Salmo 7:13. Ya ha preparado sus mortíferas armas; (armas de muerte) ya tiene listas sus llameantes saetas, (dardos de fuego).

 

Y en Proverbios 26:18 dice: Como loco que dispara mortíferas flechas encendidas. NVI. Se trata de las flechas llamadas “malleoli” que tenían la punta embadurnada de brea inflamable que se lanzan  encendidas. Los eruditos describen esas flechas en forma grafica diciendo:  Que incluso cuando estas flechas no alcanzaban el cuerpo al ser detenidos por el escudo, causaban terror, ya que ardían en furia y los soldados se sentían tentados a arrojar sus escudos llameantes y hacerse vulnerables a las lanzas de sus enemigos.

Esto es lo que el apóstol Pablo quiere darnos a entender en Efesios 6:16; el comentarista dice: que aquí los dardos de fuego representan todo ataque ideado por el maligno, no solo la tentación a una conducta impura o carente de amor, sino también la enseñaza falsa, la persecución, la duda y la desesperación.  La fe es el poder que capacita a los creyentes para resistir y triunfar sobre dichos ataques.

 

El Yelmo De La Salvación.

 

El yelmo de la salvación (v.17) Pablo introduce las siguientes dos piezas de la armadura con otro cambio de verbos. 1. “tomar” se aplica los dos próximos elementos de dicha armadura: (del yelmo de la salvación) y (la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios). Aquí el verbo tiene su propio significado; “no es solo tomar” sino también “recibir”. A saber, como un don del Señor; algo que él proporciona y ofrece.

El yelmo (casco) es, naturalmente, necesario para proteger la cabeza. Puede que Pablo esté citando Isaías 59:17a.  Pues de justicia se vistió como de una coraza, con yelmo de salvación en su cabeza.

¡Estas son palabras verdaderamente maravillosas! El yelmo de la salvación nos protege contra el más fatal de los golpes que puede sufrir un hijo de Dios: Las dudas acerca de su aceptación, tal y como es, por el Señor. En cuanto al resultado de la batalla los creyentes debemos vivir confiados sabiendo que unidos en Cristo nuestro salvador; Dios nos ha sentado con El en las regiones celestes, Efesios 2:1-10.

 

La Espada Del Espíritu, Que Es La Palabra De Dios:

 

La espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios (v.17). En este versículo Pablo usa dos palabras técnicas. Una es la espada y la otra es la Palabra de Dios.  Por primera vez  en Efesios se considera al Espíritu Santo como el poder que esta detrás del uso por el guerrero cristiano de la Palabra de Dios, que es la espada que el Señor le ha dado para la batalla.

           

La espada corta y afilada “machaira” en contraste con la “rhomphaia” la espada larga era el arma ofensiva crucial en el combate cuerpo a cuerpo. Esta espada no representa al Espíritu, sino a la Palabra de Dios.           

Hebreos 4:12 dice: Ciertamente, la Palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta la medula de los huesos, y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón. NVI.

 

2 Tesalonicenses 2:8 Y entonces se manifestara aquel inicuo (malvado), a quien el Señor matara con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida. Scofield.

 

Isaías 11:4 ... juzgará con justicia a los pobres, y argüirá con equidad por los mansos de la tierra; y herirá la tierra con la vara de su boca, y con el espíritu de sus labios matará al impío. Luego se nos revela en Apocalipsis que Cristo pelea con la espada de su boca y su palabra revela los hechos de la gente tal como son. Ap. 1:16; 2:12,16; 19:13,15

En Efesios cuando el soldado cristiano esgrime la espada de la palabra, no es en primer lugar la espada del juicio, sino aquella de las buenas nuevas de salvación. Esa palabra aquí rhema,  no logos, se refiere al evangelio.

 

 Efesios 5:26 para hacerla santa. El la purificó, lavándola con agua mediante la palabra, NVI. Romanos 10:18; 1 Pedro 1:25 se trata de “la palabra de verdad, el evangelio de salvación...

 

Efesios 1:13 En el también ustedes, cuando oyeron el mensaje de la verdad, el evangelio que les trajo salvación, y lo creyeron fueron marcados con el sello que es el Espíritu Santo prometido.

           

Mientras la iglesia sigue siendo la comunidad reconciliada y reconciliadora, el evangelio vence a los espíritus hostiles de enemistad y lleva acabo los propósitos Dios.

 

Observe algo interesante.

 

Al concluir el apóstol Pablo con la descripción de la armadura divina la cual a provisto Dios al guerrero cristiano,  podemos observar que Pablo aun no ha terminado su enseñanza. (vv.18-20). Aunque la oración no debe considerarse como una pieza adicional de la armadura, está directamente relacionada con todo lo que Pablo ha estado diciendo en los versículos 10-17.

Sin embargo la oración no es la séptima pieza de la armadura espiritual. Es algo demasiado magnifico, demasiado fundamental, demasiado esencial, demasiado global para enumerarlo como una simple pieza mas de la armadura, por muy importante que esas piezas sean.

           

Pablo completa su presentación del armamento espiritual haciendo un llamado a la oración.  Es como otorgar a la oración un lugar mas prominente que un séptimo lugar en la lista de las armas espirituales, y mantiene una continuidad estructural con la descripción anterior de las armas empleando un participio (proseuchomenoi) todavía dependiente del verbo principal “estad firmes”, en el versículo 14.

 

imagine a Pablo queriendo que sus lectores comprendan que la oración es un arma espiritual esencial, pero más que eso. Fundamental para el despliegue de todas las demás armas. En realidad, constituye la clave para la guerra eficaz contra los poderes de las tinieblas de alto rango hablando de la descripción que Pablo hace en Efesios 6, el cual es el contexto total donde la guerra espiritual se libra y se gana.

Nada  está  mas  cerca  del  corazón  de  Jesús  nuestro Salvador que  ganar a los perdidos.

 

El último mandato que dio a sus discípulos fue  la  gran  comisión  de  predicar el evangelio a toda criatura y hacer discípulos a  todas las naciones (Mateo 28:19-20).  La  gran  comisión Seguirá siendo la prioridad de Jesús hasta que sea completa.  Dios desea que todo creyente sea un soldado victorioso dándole armas espirituales poderosas para vencer todo obstáculo o ataque del maligno.  Dios nos a provisto de un tremendo arsenal como también de instrucciones para vencer.

 

Bendiciones.

Hno. Fredy Monterroza.

Volver a guerra espiritual