Make your own free website on Tripod.com

mired1.gif

Mormonismo
Inicio
Declaración de fe
Estudios
Estudios Powerpoint
Biblioteca
Escatología
Reflexiones
Origen y Desarrollo de la Biblia
Máximas y Refranes
De Buen Humor
La Biblia al Minuto
Facebook
La Biblia en Internet
Contáctenos

Este estudio fue realizado por  el Lic. William Paredes director del “Instituto Bíblico Emmanuel”, he impartido por su humilde servidor hermano Fredy Monterroza. El mismo, como otros estudios que aquí se presentan no son  para entrar en polémica con ninguno, sino con el propósito de ofrecer información de algunos movimientos religiosos que existen en la actualidad. Como personas tenemos el deber de hacer un analices exhaustivo da la religión o movimiento al que pertenecemos. Espero que el siguiente estudio sea de bendición para todos.

Introducción:

 

Son tres las principales organizaciones relacionadas con el mormonismo o "Los Santos De Los Últimos Días"  como ellos se hacen llamar: 1) La Iglesia de Jesucristo de los Santos de últimos días. 2) Iglesia reorganizada de Jesucristo de los Santos de los últimos días. 3) Iglesia de Cristo. La primera tiene su sede en Salt Lake City, Utah, la segunda en Independence, Missouri y la tercera en Bloomington, Illinois.

 

Esta organización fue fundada en 1830 por José Smith. La escritura de autoridad que usan es: El Libro del mormón, Doctrinas y convenios, La perla de gran precio, (dichos libros son todos escritos por José Smith), la Biblia Reina Valera solamente y las revelaciones dadas a los "oráculos vivos".

 

Su teología es: Politeísta. Los seres humanos son hijos de dioses y los fieles llegarán aser dioses. Adan es dios de este mundo, su especial atracción es la cooperación y la ayuda mutua. 

Hace más de un siglo y medio una caravana de pioneros atravesó las praderas y las formidables montañas de Norte América. Torturados por la es en el desierto, muriendo de frío al cruzar las sierras nevadas amenazados por indios hostiles, oraban a Dios y proseguían en su marcha lenta hasta el oeste. Buscaban un lugar donde establecer el reino de Dios. Ellos se llamaban así mismos “Los santos de los últimos días.” Otros los llamaban “Los mormones”. El que llega ahora a Salt Lake City, Utah, queda maravillado ante la obra de estos pioneros y de sus descendientes. Tienen una impresionante organización político-eclesiástico- social.

Los miembros de esta iglesia se destacan por su sinceridad y entrega. Se abstienen de los vicios, cooperan en las labores de la iglesia y en tiempos de necesidad reciben ayuda de ella.

Ha crecido mucho debido a su obra misionera. Los hombres dedican dos años a misiones en cualquier parte del mundo costean sus propios gastos hasta donde sea posible han establecido colonias en varios países. Desde la fundación de la iglesia en 1830 con seis miembros en 1993 las tres organizaciones en las cuales se ha dividido contaban con 8.400.000 miembros, 1.600.000 de ellos en Sur América.

Esta tuvo su origen en una revelación recibida por José Smith en año 1823. Este joven de 18 años se convenció de que todas las iglesias estaban erradas y que él era llamado para ser profeta del altísimo y fundar la iglesia verdadera.

Según su relato, se le presentó el ángel Moroni, quien había vivido en aquella zona hacia 1400 años. Mormón, el padre de Moroni, había esculpido en planchas de oro la historia de su pueblo. Cuando su pueblo estaba apunto de ser exterminado por sus enemigos, Moroni había enterrado esas planchas en un cerro cerca de lo que es ahora Palmira, New York. Ahora Moroni se le aparecía a José Smith para indicarle donde se hallaban las mismas y le prestó unas piedras milagrosas con aspecto de lentes, que llamó “Urim y Tumim”. Con ellas podía leer la historia de las planchas en un lenguaje que Smith llamaba “egipcio reformado”.

Después de conseguir las planchas de oro y los lentes, José Smith sentado detrás de una cortina, le dictó a un amigo la traducción. Después le devolvió todo a Moroni. La obra se publicó en 1829 con el titulo el libro de mormón. Este libro  es la máxima autoridad de fe y de conducta para la iglesia de José Smith. Ellos dicen que el libro mormón es tan palabra de Dios como la Biblia. Afirma ser la historia de pobladores del hemisferio occidental. Dice que el Edén donde Dios puso a Adán estaba en Norte América, en lo que es ahora el estado de Missouri. Después del diluvio del arca reposó en los montes de Asia, y aquellas tierras fueron pobladas por los descendientes de Noe. Mas tarde, algunos de ellos emigraron al hemisferio occidental y poblaron la América Central. El libro narra sus luchas y migraciones.

Cuenta que Jesucristo después de su resurrección, visitó este hemisferio, les enseñó el evangelio a sus habitantes y fundó una iglesia. Mormón describe las luchas entre los hombres piadosos de esa iglesia y sus perseguidores. Antes del exterminio de los últimos miembros de su pueblo, Mormón esculpió la historia en las  tablas de oro y su hijo Moroni las enterró para beneficio de las generaciones futuras. Era el año 420 d.C.

Hay varios problemas respecto a la autoridad del libro del mormón que muchas personas toman como evidencia de fraude.

 

1) el contenido parece haber sido tomado en gran parte del manuscrito no publicado de una novela escrita por Salomón Spaulding. Después de la muerte de este, el manuscrito había caído en manos de un amigo de José Smith.

 

2) los descubrimientos arqueológicos y los estudios históricos prueban que los pobladores primitivos de las zonas indicadas por Mormón eran muy diferentes a la descripción que él da en cuanto a costumbres, nombres, carácter y modo de hablar.

 

3) el libro de mormón cuanta algunas 10.000 citas que se hayan en las palabras preciosas del rey Jaime de la Biblia publicada en el año 1611 d.C. sin embargo, pretenden ser la traducción de unas tablas que habían estado enterrada desde el año 420 d.C. hasta 1823. ¿Cómo es posible que citara las palabras de una obra publicada en 1611? Evidentemente estas partes fueron copiadas, pero no de las tablas de oro.

 

4) el libro de mormón pone palabras que la Biblia atribuye al Señor en bocas de personajes que vivieron siglos antes de su primera venida.

 

5) es extraño que José Smith no le enseñara a nadie las planchas de oro y los lentes milagrosos, para confirmar su testimonio.

 

6) para escribir todo el contenido del libro de mormón en el tamaño de las tablas de oro, se requiere un trabajo microscópico milagroso en el año 420 d.C. no se conocía el microscopio.

 

7) las muchas faltas de gramática y los errores en el significado de las palabra en el libro del formón le dad apariencia de ser obra de hombre y no por  inspirado Dios.

    

            La poligamia en los mormones

Según la revelación de José Smith las almas humanas existen antes de su encarnación como hijos de los dioses. Dice que millones de almas se encuentran en un estado no nacidas, esperando la dicha de entrar en un cuerpo, nacer, oír la verdad, creer y formar parte del reino eterno. Es un deber de cada miembro de esa organización proporcionarles cuerpos a esas almas para que puedan nacer. Cuantos más hijos tengan, mas almas podrán tener parte en el reino de Dios.

La manera de cumplir con este deber, según José Smith, sería tener muchas esposas, y para apoyar su doctrina citaba a Abraham y sus concubinas, David y a Salomón con sus muchas esposas. También se citaba al profeta  Isaías: “Echaran mano de un hombre siete mujeres en aquel tiempo, diciendo: nosotras comeremos de nuestro pan, y nos vestiremos de nuestras ropas; solamente permítenos llevar tu nombre, quita nuestro oprobio” (Isaías 4:1).

Smith enseñaba que era un oprobio para una mujer no casarse para ayudar a la multiplicación de súbditos para el reino de Dios. Ese casamiento no sería solo para esta vida sino para toda la eternidad. Para alcanzar un puesto de honra y felicidad en el mundo venidero, la mujer necesitaba casarse y si no lo hacia quedaba relegada a un rango inferior.

Como es de suponerse esta doctrina creaba problemas donde quiera que los mormones llegaran.

Algunas jóvenes que no eran mormonas aceptaban la oportunidad de unirse en matrimonio con un esposo, porque preferían compartirlo con varias esposas a sufrir el oprobio eterno. Muchos de los padres enojados con los que enseñaban esta clase de doctrina atribuían la “revelación”  del profeta a sus propios deseos sensuales y no una preocupación por las almas no nacidas.

Para 1844 los mormones había edificado en Illinois una ciudad de unos veinte mil habitantes llamada Nauvoo, aunque no iba ser su cede permanente a causa de los problemas de poligamia.

José Smith fue encarcelado debido a varias acusaciones y la cárcel donde se encontraba fue atacada por una multitud de personas dándole muerte juntamente con su hermano Irma. La muerte de José Smith en lugar de acabar con la secta tan odiada, solamente le dio mayor impulso.

Brigham Young, su sucesor, llevó a millares en un viaje riguroso y lleno de vicisitudes hasta el nuevo territorio que debía ser su nuevo hogar en lo que ahora es el estado de Utah. Allí establecieron una teocracia estricta controlada por Brighman Young y sus doce apóstoles.

Cuando la expansión de los Estados Unidos abarcó el territorio donde vivían, los mormones enfrentaron la oposición del gobierno por su poligamia y su organización política, por fin cedieron a la oposición. En 1899, el presidente de los santos de los últimos días publicó un manifiesto que prohibía la poligamia. Aunque esta sigue siendo parte de la doctrina de la iglesia con sede en Utah, les está terminantemente prohibido  a sus miembros practicarla.

 

Divisiones en la iglesia de los mormones

Después de la muerte del fundador, la iglesia se dividió. Un grupo baste grande rechazó la dirección de Brighman Young, y aceptaron como líder a un hijo de José Smtih, separándose de los demás. Renunciaron a las doctrinas de la poligamia, y del politeísmo. La sede la establecieron  en Independence, Missouri, como “la Iglesia Reorganizada de Jesucristo de los santos de los últimos días”. Esta iglesia es mucho más pequeña que la que está en Utah.

Otra fracción más pequeña que salió después de la muerte de Smith es la Iglesia de Cristo del Lote del Templo, ubicada en Bloomington, Illinois. Según sus revelaciones, están convencidos de que Jesucristo no regresará a la Sion de Palestina, sino al lugar donde ellos viven. También creen que el Señor tendrá su templo en cierto lote que se les ha indicado en revelación.

 

La doctrina de los mormones

Hay que tener en cuenta que a causa de las varias divisiones de esta organización, su doctrina varia en casi cada iglesia. En este estudio consideramos la enseñanza básica original, pero para un conocimiento mas a fondo, se recomienda el documentado libro el mormonismo y yo.

 

La Biblia

Los mormones dicen que creen en la Biblia hasta donde se ha conservado la tradición. Afirman que la “iglesia apostata la ha degenerado en gran manera, quitando muchas partes y agregando otras.

Han publicado su propia versión de la Biblia. El cotejo de la actual versión con los manuscritos antiguos hace ver que Dios ha conservado su palabra libre de tales alteraciones y corrupción.

Los mormones dice que la Biblia no es suficiente y que no contiene toda la verdad que Dios desea darle a su pueblo. Aseguran que le dio a José Smith revelaciones a mismo nivel de la Biblia.

Entre sus libros están el libro del mormón, la perla de gran precio y doctrinas y convenios.

Son la guía suprema para su iglesia, además Dios habla mediante el sacerdocio. Los oráculos vivos valen más que todas las Biblias.

Que lastima por que si observamos lo que dice la Biblia en Proverbios 30:5-6 no tendría valor para asegurar que sus escritos son más importantes que la misma Palabra de Dios. El texto dice lo siguiente: “Toda palabra de Dios es limpia; él es escudo para los que le esperan. No añadas a sus palabras, para que no te reprenda y seas hallado mentiroso”.

Apocalipsis 22:18-19 también dice: “Yo advierto a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: si alguno añade a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quita de las palabras del libro de esta profecía Dios quitará su parte del libro de la vida y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.

José Smith llamó a el libro del mormón “el libro mas correcto que hay en la tierra”  sin embargo contenía tantos errores que ediciones subsiguientes los historiadores han hecho tres mil cambios. Estos tantos errores históricos en el libro que es la base para la iglesia deben hacer dudar de la validez de sus doctrinas.

 

Dios

Los mormones enseñan que hay muchos dioses. Sus libros sagrados se contradicen en ese sentido. Al principio enseñaban que había un solo Dios, según el libro de mormón y en la traducción que José Smith hizo de la Biblia. Mas tarde la iglesia enseñaba que había tres dioses negando la unidad de la Trinidad. Después enseñaban que todos los fieles llegan a ser dioses.

La doctrina de que existen muchos dioses se llama politeísmo, en contraste con el monoteísmo o creencia en que existe un solo Dios. La Biblia enseña que Dios es uno, pero consta de tres personas, Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo.

Los mormones enseñan que todos los dioses, incluso Jesucristo y Dios el Padre tienen cuerpos gloriosos de carne y huesos y están sujetos a las leyes que gobierna lo físico. El Espíritu Santo es el único que no tiene cuerpo físico y están en todo el universo.

También enseñan que los dioses han sido humanos. Tienen esposas y procrean hijos. Los hijos de estas uniones celestiales son espíritus que esperan la oportunidad de nacer en el mundo.

Los mormones enseñan que Adán es el dios este mundo el único dios con quien los humanos tenemos que ver. Los capítulos de Génesis del 1 al 4 enseñan que Jehová Dios creó a Adán y a Eva y ellos tuvieron que rendirle cuentas Dios. Caín y Abel ofrendaron sacrificios a Jehová mientras Adán estaba vivo todavía, lo que prueba que Adán y Jehová no son la misma persona. El resto de la historia bíblica trata de Jehová Dios, el mismo que en el Nuevo Testamento es llamado “El Señor”.

El Nuevo Testamento no presenta a Adán como Dios sino como padre de nuestra naturaleza carnal (1 Co.15; 21-22,45-49; Ro.5:12-19).

 

La Biblia enseña la eternidad de Dios, la eternidad existió antes de la creación de la raza humana, Jesús negó la existencia del matrimonio en el cielo (Mateo 22:29-30; Marcos 12:24-26).

 

Jesucristo

Dicen que Jesucristo fue el hijo de Dios-Adán y de Maria.  No fue engendrado por el Espíritu Santo. Sino por la generación natural. 

Mateo 1:18-23 Y Lucas1:26-35 enseñan que Jesús es el hijo del Dios Altísimo, engendrado de una manera sobrenatural por el Espíritu Santo, y nacido de la virgen María.

Los mormones enseñan que Jesús tuvo varias esposas, entre ellas Marta y María (las hermanas de Lázaro) y María Magdalena.  Así pudo “ver linaje” (Isaías 53:10).  En las bodas de Cana de Galilea, el novio era él.  José Smith era uno de sus descendientes, el linaje prometido.

Isaías 53:10,11 explica que se refiere a la simiente espiritual y no a la natural.  Vería linaje “cuando hubiere puesto su vida por expiación”, es decir después de su muerte.  Este linaje sería el “fruto de la aflicción de su alma”, de la obra expiatoria que es el tema de todo el capitulo. Cada cristiano forma parte de su linaje espiritual.  La afirmación de que José Smith era descendiente natural de Jesús es ridícula.

La doctrina de la poligamia de Jesús y su casamiento con Marta y María se basa en Juan11:15: “Y amaba Jesús a Marta, a su hermana y a Lázaro.”  Citan la primera parte del texto, omitiendo” y a Lázaro”.  Amaba a Lázaro de la misma manera que amaba a Marta y a María, con un amor fraternal, de amigo, y con el amor de Dios que tenía para todos los suyos (Juan13:1,34; 159,12).

En cuanto a las bodas de Cana, Juan 2:2 dice que Jesús también fue convidado a las bodas con sus discípulos.  ¡Que raro que tuvieran que convidar al novio a presenciar su propia boda!  El relato Habla de Jesús como uno de los invitados y habla también del esposo como otra persona.

 

El Espíritu Santo

Dicen que el Espíritu Santo no tiene cuerpo; es espíritu y por lo tanto puede venir y habitar en los creyentes.

En esto estamos de acuerdo, pero ponemos más énfasis sobre la personalidad del Espíritu Santo.

Enseñan que el sacerdocio mormón reparte los dones del Espíritu Santo a su voluntad.  1 Corintios 12:4-11 enseña que el Espíritu Santo mismo reparte los dones según su voluntad, y no  el sacerdocio.  Algunos mormones hablan en lenguas, profetizan y manifiestan otros “dones”.  Eso no es prueba de que  su doctrina sea de Dios ni de que las manifestaciones sean del Espíritu Santo.  El diablo es un gran imitador, y se complace en imitar la obra del Espíritu Santo para confundir y engañar a la gente (1 Juan 4:1; Timoteo 4:1).

 

El Pecado y La Salvación

Los mormones enseñan que Adán se vio en necesidad de desobedecer uno de los mandamientos de Jehová para poder cumplir con otro mas importante, el de poblar la tierra.  Por la desobediencia de Eva, ella fue condenada a la mortalidad.  Para poder retenerla como esposa y poblar la tierra, Adán tuvo que hacerse mortal.  En su sabiduría desobedeció para que pudiera nacer la raza humana.

La Biblia no atribuye sabiduría alguna a la decisión de Adán.  No fue engañado; Desobedeció a sabiendas (1 Timoteo2:14).  Por ese mismo motivo su pecado fue peor aun (Romanos 5:12-19,

El mormonismo enseña que Jesucristo expió solo el pecado de su padre, el Dios-Adán.  Esto hizo posible la liberación de la humanidad de los efectos de la caída, pero no servía para redimir al hombre de los pecados individuales.

 

Si uno niega la deidad de Cristo, niega la expiación.  La Biblia enseña que Cristo llevó los pecados nuestros, y no solamente los de Adán (1 Jaun2:2; 3:5; 4:10; Isaías 53:4-6,12; Juan1:29; 1 Corintios 15:3; Galatas1:4; Hebreos1:3; 1 Pedro 2:24).

Los mormones afirman que la redención individual depende de las obras de la persona, de sus propios esfuerzos.  Para conseguir la salvación personal, hay que ser miembro de la iglesia de Jesucristo de los santos de los últimos días y cumplir con sus ritos y ceremonias.

 

La Biblia enseña que la salvación individual no se consigue por obras, sino por fe en la obra expiatoria de Jesucristo (Efesios 2:8,9; Hechos 16: 30,31; Juan 3:16-18; 6: 28, 29, 40).

 

El Bautismo por los Muertos

Ellos enseñan que los que mueren sin ser bautizados en la iglesia de los mormones tienen oportunidad de oír la verdad en el mundo de los espíritus.  Muchos creen pro no tienen allí la oportunidad de bautizarse para ser salvos.  Los fieles que viven aun deben bautizarse en lugar de cada difunto cuya conversión desean.  Así toman parte cuantas veces deseen, en la salvación de las almas.  Para esta doctrina citan 1 Pedro 3:18-20 y 1 Corintios 15:29.

Una regla fundamental para interpretar correctamente las Escrituras es que la interpretación se hace a la luz de lo que dicen las otras partes de la Biblia sobre el tema.

 

Las Escrituras nos enseñan que hoy es el día de la salvación  y no hay oportunidad después  de la muerte. Debe llevarse el evangelio a toda persona en el mundo porque es allí donde el hombre debe tomar su decisión (2 Corintios 6:2; Hebreos 9:27; Marcos 16: 15,16).

En segundo lugar, el hecho de que Cristo les predicara a los espíritus encarcelados después de su crucifixión no es base para creer que los muertos tendrán otra oportunidad de aceptar el evangelio.  No dice el texto que estos espíritus fueran de muertos.  Muchos comentaristas creen que eran los Ángeles que se rebelaron bajo Satanás y son guardados en “prisiones de oscuridad” hasta el juicio final (2 Pedro 2:4; Judas 6).  Creen que Jesucristo les anunció el significado de su muerte vicaria y les hizo ver el amor y la sabiduría de Dios en su triunfo  sobre Satanás.

El significado del pasaje no está claro. Algunos creen que se refiere al anuncio a los santos de los siglos anteriores a la consumación de su sacrificio. Lo relacionan con Efesios 4:8-10, donde se relata como Jesús descendió y al subir llevó cautiva la cautividad.

Sea como fuera, no hay mención alguna del arrepentimiento de los oyentes de aquella ocasión, ni de su conversión, ni de la necesidad de alguien  que se bautizara por ellos para que fuesen salvos.

1 Corintios15:29 no enseña que uno deba bautizarse por los muertos ni dice que tal práctica tenga valor alguno.  Ni siquiera dice que fuera corriente entre los cristianos.  Solo hace referencia a una costumbre existente entre ciertas personas de Corinto en aquella época, usándola como ilustración en su enseñanza sobre la fe en la resurrección.

Algunas personas creen que los corintios tenían esta costumbre en su iglesia.  Cuando una persona se convertía en el lecho de la muerte y no tenia oportunidad de bautizarse, pedía que otra persona fuera bautizada en su lugar para dar testimonio publico de su fe en Cristo.  Esto pudiera ser cierto, pero  el hecho de que la costumbre sea desconocida en la historia de la Iglesia primitiva indica que no era parte de la doctrina ni de la práctica que había recibido de los apóstoles.

 

La Teocracia

Los Santos de los Últimos Días enseñan que el sacerdocio de su iglesia es el gobierno de Dios en la tierra.  Quienes lo rechacen serán condenados.  Ya hemos visto que la salvación depende de la fe en Cristo, y no de que seamos miembros de una iglesia (Hechos16:31; Efesios2:8).  Los cristianos a través de los siglos se han vuelto miembros del reino de Dios al recibir al Rey en su corazón, al hacerlo Señor de su vida (Romanos 14:17).  El reino de Dios tomará forma visible en la tierra cuando Cristo vuelva  en la gloria.

 

La Vida Futura

Según los mormones, los fieles llegarán a ser dioses, como Adán-Dios.  Si los esposos son “sellados” en el tiempo, el matrimonio es eterno.  Cada hombre, con su esposa o esposas como reinas, reinarán sobre el planeta que quede bajo su responsabilidad.  Continuarán procreando hijos espirituales eternamente.  Las solteras tendrán que servir en una capacidad inferior en el mundo  venidero.  Donde las leyes del país prohíben la poligamia, se pueden celebrar bodas espirituales para ser esposos en el cielo aunque no puedan casarse ante la lay ahora.    

Observe lo que dijo Jesús acerca del matrimonio en el cielo por medio de los evangelios sinópticos. “Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Erais, ignorando las Escrituras y el poder de Dios, porque en la resurrección ni se casaran ni se darán en casamiento, sino serán como los Ángeles de Dios en el cielo”  (Mateo 22:29-30).

 

“Porque cuando resuciten de los muertos, ni se casaran ni se darán en casamiento, sino que serán como los Ángeles que están en los cielos” (Marcos 12:25).

 

“Entonces respondiendo Jesús, les dijo: “Los hijos de este siglo se casan y se dan en casamiento, pero los que son tenidos por dignos de alcanzar aquel siglo y la resurrección de entre los muertos, ni se casan ni se dan en casamiento, pues ya no pueden morir, pues son iguales a los Ángeles, y son hijos de Dios al ser hijos de la resurrección” (Lucas 20:34-36).

 

Por lo demás, respecto a nuestro estado en la eternidad, lo único importante es estar en Cristo. “Ya no hay judío ni griego, no hay esclavo ni libre; no hay barón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa” (Galatas 3:2829).

Lo que nos está preparado en el cielo para los hombres es lo mismo que para las mujeres. Y con respecto a las recompensas, cada uno dará cuenta de si mismo por las obras hechas durante la vida. En otras palabras la esposa no recibirá su recompensa por lo que haya hecho su esposo. (Romanos 14:10-12; 2 Corintios 5:10).

 

Los mormones enseñan que los paganos resucitaran juntamente con los justos y tendrán la oportunidad de oír la verdad. Si la aceptan, serán salvos; si la rechazan serán condenados.

 

Veamos lo que dice la Biblia respecto a eso. “El Señor mismo, con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, descenderá del cielo. Entonces lo muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros, los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. (1 Tesalonicenses 4:16-17).

 

Vi tronos, y se sentaron sobre ellos, y les fue dado juicio; y vi las almas de los degollados por el testimonio de Jesús, y por la palabra de Dios, y que no habían adorado la bestia, ni á su imagen, y que no recibieron la señal en sus frentes, ni en sus manos, y vivieron y reinaron con Cristo mil años. Mas los otros muertos no tornaron á vivir hasta que sean cumplidos mil años. Esta es la primera resurrección. Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad en éstos; antes serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.

Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado sobre él, de delante del cual huyó la tierra y el cielo; y no fue hallado el lugar de ellos. Y vi los muertos, grandes y pequeños, que estaban delante de Dios; y los libros fueron abiertos: y otro libro fue abierto, el cual es de la vida: y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. Y el mar dio los muertos que estaban en él; y la muerte y el infierno dieron los muertos que estaban en ellos; y fue hecho juicio de cada uno según sus obras. Y el infierno y la muerte fueron lanzados en el lago de fuego. Esta es la muerte segunda. Y el que no fue hallado escrito en el libro de la vida, fue lanzado en el lago de fuego. (Apocalipsis 20:4-6,11-15).

 

En la historia del mormonismo se ve el peligro de seguir a hombres en ves de apegarse a la doctrina sana. La popularidad de José Smith cegó a sus seguidores para que no vieran su falta ni la falsedad de su mensaje. La costumbre mormona de poner los “oráculos vivos” al nivel de la Biblia resulta un peligro para la gente, de esa manera gobiernan la iglesia.

La Biblia nos advierte acerca de la fabilidad de los mensajes proféticos y las revelaciones, estos pueden proceder de Dios, de los hombres o de espíritus engañadores.

En esta era Dios está restituyendo a sus hijos en distintas iglesias el poder pentecostal, el bautismo del Espíritu santo, y la operación de los dones del Espíritu.

También debemos reconocer que el espíritu y los sentimientos humanos pueden producir mensajes y “revelaciones” que proceden de la misma persona, y no de Dios. Estos casos se han dado desde los tiempos bíblicos y se siguen dando aun hoy produciendo confusión.

Es importante que nos rindamos al Espíritu Santo para el ejercicio legítimo de los dones que edifican a la iglesia.

 

Que Dios te bendiga.

Hno. Fredy Monterroza.